Integrar desde el deporte, la misión de la Escuela Quirón

Nicolás Bazzana Calendino, un joven de 17 años con discapacidad, encontró en la Escuela de Arquería Quirón un espacio para integrarse y socializar con otros jóvenes. ¿Cómo funciona el aspecto más solidario de estos espacios? ¿Qué otros proyectos llevan a cabo?

Con un enfoque en el aspecto más solidario e inclusivo del deporte, la Escuela de Arquería Quirón está compuesta por alumnos de todas las edades. Este espacio abarca la enseñanza del tiro con arco desde niños a adultos, siempre de la mano de los instructores Omar Iommi y Noelia Valenzuela.


Dentro del grupo de alumnos de Quirón, hay un caso que sirve como ejemplo perfecto de la importancia de estos espacios para la integración. Es el de Nicolás Bazzana Calendino, un joven de 17 años oriundo de LasGrutas, que fue diagnosticado con discapacidad intelectual.

Nicolas ejerce la arquería como “su” deporte. De hecho, participó en una gran cantidad de torneos, logrando el puntaje necesario para llegar al tope máximo de categoría.

“Nico comenzó a asistir a los encuentros de arquería cuando tenía 11 años, en un momento en que presentaba bastantes desordenes psico-emocionales”, comentó su madre, Alicia Calendino; quien aseguró que el esmero y esfuerzo de Nico para enfrentar las adversidades que la vida le plantea diariamente lo han llevado a cumplir sus propósitos en cada acto cotidiano, con el optimismo que lo caracteriza.

Es que la arquería implica, entre otras cosas, el desarrollo de habilidades que fortalecen el equilibrio emocional, además del bienestar psicofísico y la armonía del cuerpo y mente.

Una de las visitas de la Escuela a los médanos, una zona que protegen.


La historia de Nicolás fue complicada, porque nació de forma prematura a los seis meses de gestación, con solo 900 gramos y en condiciones de hipoxia. Gracias a los cuidados del equipo médico del CEMyN, en Roca, logró una recuperación de peso después de tres meses de internación. Luego del alta, la lucha continuó por dos largos años, con los respectivos controles y operaciones. También fue fundamental su estimulación temprana en la escuela especial de San Antonio Oeste. “Recibimos muchísima ayuda del pueblo y de las instituciones. Nico es un maravilloso regalo que me dio el universo”, señaló la madre.

Un aspecto importante fue que desde el primer momento en que se incorporó al grupo, Nicolás recibió una contención cálida de parte de la Escuela de Arquería Quirón. Supieron contenerlo y le dieron la posibilidad de conocer un deporte y de apropiarse de su técnica.

Bazzana Calendino ha obtenido muchos logros en estos años. El hecho de participar de las actividades de socialización con grupos de jóvenes hizo que Nicolás se integre con gran entusiasmo en las prácticas al aire libre.

Desde el comienzo de la pandemia, el joven ha practicado en el patio, y ha participado en torneos virtuales (denominados “Quedate en casa”) organizados por los distintos clubes del país. A fines del 2020, Nicolás participó representando a Río Negro en el torneo “La arquería se adapta a mí”, organizado por la Federación Argentina de Tiro con Arco.


“Ser campeón juvenil sudamericano en plena pandemia y obtener su carné de conducir eran cosas inimaginables, pero Nico logró todo eso”, contó Noelia, su profesora, quien aseguró que estas tareas le permitieron al muchacho aplicar conocimientos de geometría y matemáticas para confeccionar los blancos, armar tablas de registro y resolver operaciones.

Así, Nicolás encontró en la práctica de arquería más que una actividad plenamente deportiva: encontró una manera de distenderse y de sociabilizar, situaciones cuyos beneficios se reflejaron a nivel cognitivo.


La escuela



Conocida también como “Los bichos verdes”, la Escuela de Arquería Quirón surgió de la mano del club Rupu Huepul (en San Antonio), que había llegado a realizar la Final Nacional de Juego de Campo 2013, en Puerto del Este, donde participó la Selección Argentina. Tras un tiempo de espera, en el 2017 nació la escuela de arquería para niños “Quirón”.

La escuela funciona tanto en San Antonio Oeste (en el campo de equinoterapia hacia Mar Grande) como en Las Grutas (en el campo de tiro oficial).


Sobre el enfoque, la instructora aseguró que “desde siempre realizamos deporte inclusivo y adaptado, para ello nos capacitamos continuamente”.

Desde que nació Quirón se han formado 114 arqueros. El más pequeño tiene 7 años y el mayor tiene 86.


Una tarea voluntaria



Desde hace varios años, la Escuela Quirón lleva el deporte del Tiro con Arco de forma solidaria. Visitan parajes brindando apoyo escolar y talleres de aprendizajes.


“Es maravilloso llegar a los parajes y armar los bautismos de arquería. Los primeros en llegar son los niños. Nos divertimos con sus travesuras, y más de una vez, el arco fue la herramienta de sustento”, enfatizó la instructora.
Hoy desde la Escuela se trabaja en un proyecto, presentado al Municipio, que tiene como objetivo cuidar una cadena de médanos utilizada como “zona de sacrificio” por cuatris y motos.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Integrar desde el deporte, la misión de la Escuela Quirón