Intensa búsqueda de dos niñas de Chimpay

Abandonaron el hogar sin razones aparentes. Se cree que viajaron a dedo hacia el Alto Valle.

CHIMPAY (AVM).- La búsqueda desesperada de dos chicas que se fueron de su casa de Chimpay el martes por la mañana, causó conmoción en la localidad y en toda la zona.

Se trata de dos nenas de 11 y 13 años, que decidieron fugarse de su casa y que al cierre de esta edición no se tenían noticias de su paradero.

De la búsqueda, que se extendió por todo el Valle Medio e incluso por algunas ciudades del Alto Valle, participaban policías y familiares. En tanto la justicia penal comenzó a instruir una causa por presunta desaparición de persona.

El martes por la mañana Susana Figueroa de 11 años y Gisella Moreira de 13 se encontraban solas en la casa de la primera, ubicada en una chacra en las afueras de Chimpay, pasando el parque ceferiniano en dirección al río Negro.

Gisella Moreira es tía de Susana Figueroa, y hacía cinco días estaba parando en esa casa pasando las vacaciones de verano.

Fue en ese momento que habrían tomado la decisión de irse. Luego de escribir las razones de su huida en una pequeña hoja de papel, tomaron algunas prendas, las metieron en dos bolsas y comenzaron a caminar.

Pero según los testimonios que pudo recoger la Policía no lo hicieron con rumbo a Chimpay sino que por un camino comunal se dirigieron hacia Belisle.

"En un tramo del camino las levantó el encargado de un establecimiento de la localidad y las acercó hasta el pueblo", sostuvo el padre de una las chicas. Lo mismo declaró el encargado en la sede policial de Chimpay ayer por la mañana.

Los testimonios de algunas personas indican que una vez que las chicas llegaron a Belisle, comenzaron a hacer dedo y fueron levantadas por un vehículo que se dirigía al Alto Valle.

Llamó la atención este hecho dado que las menores no tienen familiares en esa zona de la provincia. Pero sobre este hecho no habría certezas, indicaron fuentes policiales. Esa fue la última noticia que se tuvo hasta ayer.

Sin documentos

Al momento de ausentarse de la casa no se llevaron los documentos de identidad, aunque sí llevaban algo de dinero.

Gisella Moreira iba vestida con un jeans y una remera, mientras que Susana Figueroa de aproximadamente un metro treinta de estatura llevaba puesto un pantalón verde, y es de contextura robusta. Estos fueron estos los únicos datos sobre su vestimenta que se conocieron ayer.

La denuncia de la huida la realizó el padre de Susana, Roberto Figueroa, que fue quien al volver de su trabajo se encontró con la nota de las chicas y con que estas no se encontraban en el lugar. Tras buscarla por algunos lugares comunes hizo la denuncia ante la desesperación de la familia.

Según mencionó el padre a este medio, no hubo conflictos familiares que hicieran pensar en que las chicas podían tomar una decisión de este tipo.

Ayer toda la Policía de la zona buscaba dar con el paradero de las chicas pero al cierre de esta edición no habían podido ser halladas.

Roberto Figueroa viajó con una comisión policial a Roca para tratar de dar con las dos menores.


Comentarios


Intensa búsqueda de dos niñas de Chimpay