Interrupción Legal del Embarazo: vencer el miedo y la falta de información

Especialistas de distintas disciplinas del hospital público de Zapala forman parte de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir. Hablan de cómo vencen los obstáculos.





Una de las reuniones de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir realizada en Zapala. (Gentileza)

Una de las reuniones de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir realizada en Zapala. (Gentileza)

“La mayoría de las mujeres llega con miedo y poca información. Históricamente el hospital no ha sido garante de derechos”, dice Ximena Díaz, psicóloga. “Hay obstaculización de parte de personas que no brindan información, no hacen la derivación pertinente, dilatan el proceso y la paciente termina yendo de un consultorio al otro”, explica Itatí Zavala, también psicóloga. “El trabajo que quiere hacer la Red es de difusión y de poder hablarlo, y eso incluye hacia adentro de los equipos de trabajo”, aporta Ismael Salazar, médico.

Díaz, Zavala y Salazar integran la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir en el hospital público de Zapala. Forman parte de un entramado que existe en todo el país con profesionales de distintas disciplinas para “sentirnos acompañados, acompañar y garantizar la accesibilidad a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) a las personas gestantes”, explica Itatí.

Este equipo fue el responsable de que una niña abusada por su padrastro tuviera acceso a la ILE apenas 48 horas después de presentada la denuncia en la fiscalía. Ese caso comenzará a ser juzgado hoy en juicio por jurados.

Sin embargo, los casos judicializados son minoría. “La mayor demanda es espontánea, cuando el embarazo genera alguna repercusión en la esfera biopsicosocial de la mujer. Eso está en el marco de la ley y no se daba una respuesta, y ahora sí”, afirma Salazar.

Ximena Díaz expresó que la mayoría de las mujeres llega a la consulta “con miedo” porque “el tema está estigmatizado a nivel social por valores tan arraigados vinculados con lo patriarcal”. Añadió que “en un hospital hay folletería disponible para acompañar embarazos o casos de diabetes, pero no es lo mismo con la ILE, entonces hay mucha desinformación”.

Consultada sobre la forma en que la información llega a las mujeres, indicó que “se van enterando de boca en boca, se enteran de que tal médico es garante de ese derecho entonces directamente lo van a ver a él, o muchas veces se enteran en la guardia del hospital porque la profesional que la atiende en ese momento no supone que esa persona va a dar curso a ese embarazo sino que hay una pregunta que pone en juego la decisión de la mujer, qué quiere hacer con esa gesta, si continuar o interrumpir”.

Sobre el mismo tema, el médico Salazar indicó que “se enteran por las redes sociales, por organizaciones de mujeres como La Revuelta que te informa por teléfono, sabe qué profesionales hay en cada lugar”.

Agregó que “ese es el trabajo que quiere hacer la red, poder hablarlo, y poder hablarlo hacia adentro de los equipos, entre médicos, enfermeros. La subsecretaría (de Salud) también está queriendo dar una respuesta. Tenemos apoyo de la dirección (del hospital de Zapala), del jefe de zona, y en eso estamos mejor que en otros lados. En Cutral Co es algo que no podés hablar ni en una reunión de médicos”.

Zavala dijo que “hay pacientes que vienen ya con la demanda instalada, otras vienen a preguntar. Siempre, en todos los casos, a partir de la especificidad de cada área, se le dan a conocer sus derechos”.

“En este último tiempo -agregó- con todas las movilizaciones que se han hecho en función de los derechos de las mujeres hay mayor visibilidad a esta información, y a veces no conocen sus derechos pero tienen la inquietud de saber de qué se trata”.

En el hospital público de Zapala se hicieron en lo que va del año 3 ILE con internación; en 2018 fueron 4, mientras que ambulatorias se realizan 5 o 6 por mes.

La recepción de la medicación para el tratamiento ambulatorio se normalizó entre fines del año pasado y enero pasado, indicaron integrantes de la Red.

La mayoría de las mujeres que acuden al servicio son mayores de 18 años y llegan de manera espontánea, informó el médico Ismael Salazar. Los casos judicializados son minoría.

La Red comenzó a organizarse en Zapala el año pasado porque no había acceso a la medicación para la ILE ambulatoria ni acompañamiento a las mujeres.

“Hoy la dificultad son las internaciones porque todo el servicio de tocoginecología es objetor de conciencia, y allí debería internarse una paciente”, dijo Salazar.

“Como red nos paramos desde una mirada de garantes de derechos, y que las personas puedan acceder a estos derechos desde la plena autonomía”, dijo Ximena Díaz.

Itatí Zavala contrastó la situación de Neuquén con la de otras provincias, por ejemplo las del norte del país. «Aquí la obstaculización a la ILE se da de parte de las personas que no brindan información, no hacen la derivación pertinente, dilatan el proceso y la paciente va de un consultorio al otro, pero no es una cuestión institucional. No va a pasar como en Tucumán que se demora un mes o dos meses, acá por suerte podemos actuar de una manera más libre, cada uno con su mundo simbólico, sus creencias y sus posicionamientos».

A su turno Ismael Salazar dijo que «son respetables las posturas, quien no puede estar porque le genera una cuestión personal imposible de superar que se aparte, porque no es una situación agradable para nadie. Pero para mi esto va a depender del tiempo, de los años, que no genere tantos problemas. Es importante saber que estamos respetando el derecho, la autonomía de la mujer. La decisión es de ella. Lo que me pase a mí, personalmente, lo tengo que trabajar con mi psicólogo para que no interfiera en el acompañar. Porque de lo contrario no actúo como médico, como pasa en otra situación, por ejemplo acompañando a la muerte. Si me bloqueo como médico no puedo intervenir».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Interrupción Legal del Embarazo: vencer el miedo y la falta de información