Jornada sangrienta en Irak



BAGDAD, Irak.- La insurgencia en Irak envió ayer un sangriento mensaje en la víspera del décimo aniversario de la invasión que encabezó Estados Unidos al desatar una oleada de atentados explosivos que dejó 65 muertos, en la jornada más violenta ocurrida en lo que va del año en el país. Los casi 20 ataques que tuvieron lugar en su mayoría dentro y en los alrededores de Bagdad mostraron la crudeza de las peligrosas divisiones que persisten en Irak, más de un año después del retiro de las fuerzas estadounidenses. Al menos 240 personas resultaron heridas en los atentados, según diversas versiones. La violencia ha aminorado desde que la lucha entre sunnitas y chiitas alcanzó su punto de mayor intensidad y puso al país al borde de la guerra civil entre 2006 y 2007. Como sea, la insurgencia ha conservado su capacidad para efectuar ataques de gran escala. (AP)


Comentarios


Jornada sangrienta en Irak