Julio cerró con apenas 44 etapas de fractura en Vaca Muerta

La actividad se desplomó en la formación no convencional en donde hubo una sola empresa trabajando en sus pozos. No hay buenas perspectivas para este mes.




En los últimos cinco meses Vaca Muerta sumó menos etapas de fractura que las que se completaron en los primeros 19 días de marzo.

En los últimos cinco meses Vaca Muerta sumó menos etapas de fractura que las que se completaron en los primeros 19 días de marzo.

Cuando muchos esperaban que la actividad en Vaca Muerta comenzara a reactivase paulatinamente, julio dejó una cachetada al sector petrolero con apenas 44 etapas de fractura realizadas en el mes, un 77,55% menos que el mes anterior.

De acuerdo al informe especial que elabora el country manager de NCS Multistage, Luciano Fucello, y como anticipó Energía On el fin de semana, el desplome de julio respondió a que fue solo una empresa la que continuó con los trabajos de fractura de pozos en toda Vaca Muerta.

Se trata puntualmente de la empresa Chevron que se encuentra realizando un piloto en la zona norte de Vaca Muerta, en proximidades a Rincón de los Sauces para la reconversión del bloque El Trapial.

Es por esto que las etapas de fractura realizadas en julio fueron apenas 44, porque correspondieron a la finalización de los pozos que la firma realizó en ese piloto y que habían comenzado a ser fracturados el mes anterior.

El nivel de actividad en la formación, que representa menos de dos pozos completados en el mes, contrasta con las 196 etapas de fractura que se habían logrado realizar en junio, cuando fueron dos las operadoras en actividad, Shell y Chevron.

Un mes antes, en mayo, también habían sido dos las firmas trabajando en sumar nuevos pozos, en este caso Pan American Energy (PAE) y Shell, aportando un total de 28 etapas de fractura.

Si bien el nivel de mayo fue menor al registrado en julio, el contexto era diferente. Se venía de las cero etapas de fractura que hubo en abril por el alcance de la cuarentena obligatoria que había incluido entre las actividades de torres entre las no esenciales.

Por ello en mayo gran parte de los trabajos se centraron en volver a trasladar equipos al campo y en aplicar nuevos protocolos de salud para el trabajo.

Es por esto que la caída de la actividad de julio es posiblemente la que tiene el peor significado para la industria pues da cuenta de una parálisis de las inversiones de las empresas y de miles de trabajadores que siguen al día de hoy suspendidos en sus casas. Con el agravante de que de momento no hay planes de fractura de pozos anunciados para los próximos días.


Comentarios


Julio cerró con apenas 44 etapas de fractura en Vaca Muerta