Comenzó el juicio por la estafa al Ipross con tres imputados presentes y uno por zoom

Seis semanas después de la fecha original, se puso en marcha el proceso contra cuatro farmacéuticos en Roca.

Tras varios intentos previos, comenzó finalmente este martes el juicio por la millonaria estafa al Ipross. La expectativa no sólo estaba centrada en la posibilidad de poner en marcha el maratónico proceso -que prevé inicialmente 60 audiencias- sino también en la oportunidad de analizar las conductas de los cuatro farmacéuticos involucrados, porque en los últimos días se completó el control de acusación contra una imputada que había estado ausente por problemas de salud.

Los tres propietarios de farmacias de Roca acusados -Fabio Caffaratti, Rodolfo Mastandrea y Raúl Mascaró- se hicieron presentes en la sala de audiencias mientras que la exauditora del Colegio de Farmacéuticos de Río Negro, Sandra Fasano, seguía la instancia de manera virtual por Zoom.

Durante mayo y casi todo junio no fue posible que el tribunal integrado por Laura Pérez, Oscar Gattti y Luciano Garrido escuchara a las partes, porque el abogado defensor de uno de los imputados (Caffaratti) permanecía internado en terapia intensiva.

Esa ventana que se abrió mientras se esperaba la evolución del letrado permitió completar el control de acusación contra Fasano, la exempleada del Colegio que fue desvinculada cuando se advirtió una supuesta connivencia con un grupo de farmacéuticos, para que cobren a la obra social del Estado rionegrino millonarias sumas de origen irregular.

La etapa previa para que la mujer, que también es farmacéutica, sea integrada al juicio, se llevó a cabo la semana pasada.

En paralelo, el abogado Carlos Vila retomó sus actividades profesionales, por lo tanto no habría obstáculos a la vista para que el juicio empiece a desarrollarse, con audiencias fijadas de martes a viernes, de 8.30 a 15.30.

Si bien el proceso no tuvo un inicio formal, durante las jornadas preliminares se anticipó que una las primeras acciones que se resolverán será un intento de Caffaratti por alcanzar un acuerdo con el Ministerio Público Fiscal y con la querella, la Fiscalía de Estado de la provincia.

El farmacéutico es quien enfrenta la acusación por la mayor cantidad de hechos y trascendió que buscará una pena menor, luego de una reparación económica al Estado rionegrino.

Esa salida alternativa fue concedida a dos de los siete investigados inicialmente, cuando se denunciaron los hechos, en mayo del 2019. Se trata de las expropietarias de una farmacia en Roca, Marcela Gil y Marianela Guidi, quienes reconocieron sus responsabilidades en los delitos atribuidos y acordaron una condena de tres años de prisión en suspenso.

La séptima investigada fue Cecilia Balladini, exesposa de Caffaratti, quien finalmente fue sobreseída.

El monto actualizado de la estafa se estima en unos 1.000 millones de pesos y en paralelo a esta causa del fuero penal hay otro proceso abierto en el fuero contencioso administrativo, precisamente para que el Estado pueda recuperar el dinero.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora