«Pensé que no le había hecho nada», dijo el joven acusado del crimen de su hermano en Jacobacci

El juez Martín Arroyo hizo lugar al pedido de la fiscalía. Ordenó un mes de prisión preventiva para Sebastián Aguilera y dispuso cuatro meses para la investigación.





El juez Martín Arroyo dio por formulados los cargos contra Sebastián Arroyo acusado de haber matado a su hermano, Adrián, el lunes a la madrugada en Ingeniero Jacobacci. Además, dispuso prisión preventiva por un mes en alguna dependencia policial para evitar cualquier entorpecimiento de la investigación.

El fiscal Gerardo Miranda dijo que si bien se enviaron a analizar más de 60 muestras de ADN, «la investigación (para la cual se dispuso un plazo de cuatro meses) está prácticamente terminada«. Sin embargo, pidió solo un mes de prisión preventiva para el acusado ya que consideró que el debate podía ser resuelto mucho antes con un «juicio abreviado».

El hecho ocurrió en la casa de Aguilera en el predio del ferrocarril. La noche del domingo, según la acusación fiscal, Sebastián invitó a su hermano a su casa «a conversar y a tomar unos tragos». «Tras tomar unas cervezas, se produjo una discusión entre ellos. Con un cuchillo, Sebastián le produce 10 heridas cortantes, dos de las cuales produjeron el deceso. Adrián falleció por un shock hipovolémico», relató Miranda al comienzo de la audiencia.

La discusión se habría producido en el interior de la vivienda y continuó afuera a 30 metros del lugar donde la policía encontró el cuerpo de la víctima durante un rastrillaje horas después.

El juez Martín Arroyo dispuso un plazo de 4 meses para la investigación. Foto: Marcelo Martínez

Tras el incidente, Aguilera concurrió al hospital de Ingeniero Jacobacci para recibir atención médica a raíz de los cortes que había recibido. Ante la consulta de dos enfermeras y un médico, manifestó que se había peleado con su hermano con un cuchillo. Los profesionales dieron aviso a la policía que entrevistó al joven pocos minutos después. La versión fue otra: les manifestó que solo se había caído.

Al abandonar el hospital, acudió a la casa de su padrastro, le explicó que se había peleado con su hermano y en su pieza, se sacó las prendas ensangrentadas. Luego, se presentó en la Comisaría de Jacobacci donde quedó detenido.

«La policía hace un rastrillaje en cercanías de su domicilio y encuentra un cuerpo sin vida. Se constata que la víctima había muerto por heridas corto punzantes», dijo Miranda.

Mencionó que Fermín Tomás Santos, un amigo de Sebastián Aguilera, presenció la discusión. «Estaban juntos tomando cervezas cuando comenzaron a discutir cerca de la una. Sebastián quiso defenderse con un cuchilo que tenía. Fermín trató de separarlos. Luego, fue quien convenció de ir al hospital a curarse», relató el fiscal.

El juez Martín Arroyo dispuso un plazo de 4 meses para la investigación. Foto: Marcelo Martínez

En su declaración, Aguilera relató que charlaba con su hermano quien «tiene un tic que se persigue y piensa que le van a pegar. Yo lo iba a abrazar porque estaba medio sacado y saca un cuchillo y me pega. Yo sé pelear así que le pego una trompada. Con el cuchillo, le corto la cara. Mi amigo me dice que no le pegue más. De ahí salgo y no me acuerdo más nada. Mi hermano estaba vivo ahí«.

«Pensé que no le había hecho nada -continuó-. Por eso le dije a mi padrastro que él me había cortado a mi y yo lo había cortado a él. Me fui a dormir y en eso, aparecen los policías. A los dos días me entero que mi hermano estaba muerto».

Durante la audiencia, Miranda detalló que se llevaron a cabo tres allanamientos con resultados positivos. En la casa del padrastro de los jóvenes se secuestraron prendas manchadas con sangre; en el predio ferroviario, se tomaron 60 muestras de sangre y se encontró un cuchillo con vaina, con sangre; mientras que en la casa del testigo, también secuestraron ropa manchada con sangre que confirma su declaración acerca de su intento de separarlos.

La defensora Natalia Araya se opuso al pedido de prisión preventiva manifestando que Aguilera no tiene antecedentes. Foto: Marcelo Martínez

Natalia Araya, la abogada de Defensora de Aguilera, no se opuso a la formulación de cargos ni al plazo. Pero dijo tener «otra teoría del caso». «Vamos a pedir pericias psicológicas y psiquiátricas por el testimonio de Fermín y su historia familiar», señaló y agregó: «Nunca ingresó a una comisaría ni a un penal. Lo llamé dos veces cuando me informaron sobre su detención y no sabía ni dónde estaba. No tenía idea de nada».

Araya también se opuso al pedido de la fiscalía de prisión preventiva argumentando que Aguilera no tiene antecedentes penales.

Miranda insistió con este pedido: «El imputado corroboró la teoría del caso de la fiscalía. Pero hay peligro de entorpecimiento de investigación por su accionar temerario y violento. Además, la declaración del amigo, de Santos, derriba la teoría de esta legítima defensa. Es amigo de Aguilera. Si lo dejamos en libertad, es sencillo para él influir en su declaración«.

Sebastián Aguilera prestó declaración en la audiencia de formulación de cargos. Foto: Marcelo Martínez


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Pensé que no le había hecho nada», dijo el joven acusado del crimen de su hermano en Jacobacci