Caso Facundo Agüero: salidas transitorias para uno de los policías condenados

Esta vez se pudo realizar la audiencia suspendida hace casi 20 días por la ausencia de la psicóloga y la asistente social que debían presentar un informe.

El policía Pablo Escudero, condenado a siete años de prisión efectiva más 10 de inhabilitación por las terribles lesiones que le causó a Facundo Agüero, comenzará con salidas transitorias de 12 horas, una vez por mes, en horario diurno. Sólo podrá permanecer dentro de la vivienda de su madre.

Así lo resolvió la jueza de Ejecución, Raquel Gass, en una audiencia realizada este martes al mediodía. Escudero fue condenado por vejaciones y lesiones gravísimas, y agotará la pena en el 2026. Está detenido en la Unidad 11.

La jueza aclaró que si bien a partir del mes que viene puede aspirar a la libertad condicional, «el otorgamiento de las salidas transitorias no significa que esté en condiciones de acceder a la libertad condicional, que es otro instituto y requiere de estándares más altos».

El funcionario de la defensa pública Juan Galarraga pidió que le concedan dos salidas transitorias de 12 horas cada una por mes. La asistente letrada de fiscalía Andrea Chamas propuso una sola salida, y el querellante particular Emiliano Saavedra se opuso a la concesión del beneficio, y de manera subsidiaria prestó acuerdo para una salida mensual.

Saavedra se basó en que el policía «no mostró arrepentimiento ni revisión» por su accionar, y el riesgo de que vuelva a incurrir en conductas violentas es «medio».

Una paliza irracional


Facundo Agüero recibió una salvaje paliza policial el 8 de marzo de 2018 que lo dejó con un cuadro médico irreversible. Fue en el hall de un edificio ubicado en Periodistas Neuquinos al 136. No estaba cometiendo ningún delito, pero el sereno del lugar se asustó y llamó la policía.

Todo el ataque está filmado. Las imágenes muestran cómo Facundo recibió trompadas en la cara, patadas en la cabeza, le aplastaron el cuello con las rodillas y cuando estaba boca abajo y con sus manos esposadas en sus espaldas, lo levantaron de los brazos y lo arrastraron por el suelo.

El joven vive con su madre en Picún Leufú, permanece postrado en una silla de ruedas, solo puede mover sus ojos y tiene un leve dominio de su cabeza.

A la audiencia de ayer asistieron familiares del joven con el acompañamiento de la APDH.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Registrate gratis

Disfrutá de nuestros contenidos y entretenimiento

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora