Un empresario «arrepentido» será clave para la causa de corrupción contra el exintendente de Cinco Saltos

La fiscalía acordó con la defensa del constructor sobreseerlo a cambio de que sea testigo en el juicio contra Germán Epul. Hoy imputarán a un funcionario de esa gestión.





La declaración de un constructor arrepentido será el testimonio central para llevar a juicio al exintendente de Cinco Saltos Germán Epul y a integrantes de su gabinete. El fiscal Gustavo Herrera imputó primero a Nazareno Lozano, pero después advirtió que el empresario tenía información muy valiosa para la investigación penal. En esa instancia le ofreció un acuerdo y lo desvinculó.


El pedido tramitó en la justicia rionegrina a través de un criterio de oportunidad, que es una salida alternativa al conflicto prevista en el código procesal penal. Sin embargo lo que sucedió podría encuadrarse en la figura del testigo arrepentido, previsto en una ley nacional para causas de corrupción.

Las fuentes consultadas admitieron que el objetivo fue obtener el sobreseimiento del empresario Nazareno Lozano a cambio de su testimonio en el futuro juicio contra Epul. La única diferencia con la ley nacional es que esa norma no prevé la desvinculación total sino una reducción de la pena.

Lozano detalló el mecanismo supuestamente desplegado por el exintendente Germán Epul y su secretario de Obras y Servicios Públicos Diego Palacios para malversar fondos de las arcas municipales. El empresario inicialmente imputado en una denuncia por fraude contra el municipio como partícipe necesario, accedió a un criterio de oportunidad tras declarar en la audiencia de formulación de cargos y complicar al exjefe comunal y a Palacios. Está prevista además una formulación de cargos hoy contra Palacios y una asesora legal del municipio.


El fiscal jefe de Cipolletti Gustavo Herrera acordó con la defensa el sobreseimiento del empresario a cambio de que preste declaración en juicio: será el testigo clave. Lozano aseguró que Palacios lo obligó a participar de una licitación para la compra de adoquines sabiendo que no cumplía con los requisitos mínimos; ni siquiera estaba inscripto como proveedor del municipio.


Perseguían otro objetivo: comprar una adoquinera con fondos municipales a través de la empresa para participar de licitaciones en otros municipios.

Así está la calle de la licitación de los adoquines hoy (gentiliza)

Llegó al poder de la mano de JSRN


Epul llegó al poder en 2015 de la mano de Juntos Somos Río Negro. Sin embargo, Alberto Weretilneck le soltó la mano cuando quiso buscar la reelección en 2019 y tuvo que refugiarse en la UCR para competir en las municipales de 2019: perdió.

Antes de dejar la gestión, siguiendo el testimonio de Lozano, compraron una adoquinera con los más de 2 millones de pesos que le entregaron al empresario por los adoquines y se instaló en una empresa de la ciudad que estaba fuera de funcionamiento.


La intención de los funcionarios era fortalecer el mecanismo en la gestión siguiente, pero con una imagen en caída en los últimos años y sin el apoyo del partido provincial, Epul cayó a menos de la peronista Liliana Alvarado. La referente del Frente de Todos (ya había sido intendente entre 2011 y 2015) presentó la denuncia tras una auditoría que realizó al inicio su gestión.


Quebró y ahora es empleado



En la audiencia contra Lozano, el 26 de junio pasado, el empresario aseguró que por las presiones del Ejecutivo para devolver parte del dinero que le entregaban por la contratación de la compra de adoquines quebró y se tuvo que ir de Cinco Saltos. Actualmente vive en Buenos Aires y pasó de empresario a empleado de la construcción.


La empresa de Lozano, Nalozano, tenía algunas contrataciones por parte del municipio como el mantenimiento del alumbrado público. Se había instalado hacía poco tiempo en el Alto Valle y comenzó a trabajar con el Ejecutivo.


En su declaración dijo que Palacios, que se presentaba en nombre de Epul, le pedía el retorno de parte del dinero que le giraba el Ejecutivo para distintos gastos: desde pagar viajes para el club Cinco Saltos hasta la contratación de Damas Gratias para un evento cultural.


“En una fiesta de aniversario empezó un conflicto por lo que yo tenía que cobrar. Cuando pregunté qué había pasado me dijeron que me tenían que sacar 242 mil pesos para pagarle a Damas Gratis. Yo ahí me enojé, porque siempre colaboraba, pero ese dinero era para pagarle a la gente. Ahí se armó un conflicto”, dijo en la audiencia.


Ese fue el punto de quiebre entre la empresa y el municipio. Nalozano “quedó pegada” porque ya había recibido todo el dinero de la obra de los 400 metros de adoquines por alrededor de 2,5 millones de pesos y no había entregado ninguno.


Por este hecho, el fiscal lo acusó por partícipe necesario, pero en el transcurso de la audiencia se concretó el acuerdo. “No tenía cómo solventar la empresa, terminé vendiendo todo para poder pagar y levantar las deudas Lo único que no pude pagar fueron los 400 metros de adoquines. Terminé fundido por una presión política”, manifestó. Agregó que la máquina adoquinera quedó en manos de Palacios. Hoy será la acusación contra el exfuncionario.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Un empresario «arrepentido» será clave para la causa de corrupción contra el exintendente de Cinco Saltos