Una jueza levantó las restricciones a un universitario acusado de violencia en Bariloche

Lo denunció su expareja que cursa la misma carrera. El fallo especifica que deberán compartir "el mismo espacio cuando por la modalidad de la cursada, no se pueda realizar en días y horarios distintos”, pero mantiene la prohibición de acercamiento fuera del establecimiento educativo.





La jueza sustituta Laura Clobaz levantó las restricciones que tenía un estudiante de la Universidad Nacional del Comahue en Bariloche acusado de violencia sexista por parte de una compañera. Hasta ahora, se impedía el contacto de ambos alumnos dentro del ámbito universitario. Con la nueva disposición, el joven podrá reanudar su cursada de manera habitual.

Deberán compartir mismo espacio cuando por la modalidad de la cursada, no se pueda realizar en días y horarios distintos”, especifica el fallo de Clobaz, aunque aclara que fuera del establecimiento educativo y los espacios donde realicen las prácticas, “las medidas (prohibición de acercamiento) continuarán vigentes”.

También menciona que la decisión está motivada en “garantizar el acceso a la educación de ambas partes”.

La joven radicó la denuncia contra su expareja -un alumno de la misma carrera- por graves hechos de violencia sexista ante la Comisaría de la Familia en Bariloche en junio. Ante esta situación, la universidad activó el protocolo 1572 de violencia sexista y dispuso la restricción de acercamiento del denunciado hacia la alumna, con un plan de adecuación de materias.

En primer lugar, la justicia dictaminó una orden perimetral a favor de la alumna, pero tras los recursos presentados por el denunciado, Clobaz resolvió levantar la medida de restricción.

Fuentes de la universidad consideraron que la notificación de la jueza “constituye un avasallamiento de la autonomía universitaria” -ya que es jurisdicción federal-, pero además, las autoridades mantendrían las medidas de protección preventiva a favor de la alumna.

“Obligar a la alumna a compartir el espacio formativo con quien denunciara implica no solamente un ejercicio de violencia institucional sino que la somete a una presión psicológica incompatible con las garantías que conforme la Ley N°26.485 deben brindársele”, manifestaron.

La Universidad Nacional del Comahue adaptó su marco normativo en 2013 para reconocer y abordar las diferentes formas de violencia en el ámbito institucional. Ante un caso de violencia sexista, más allá de la investigación de los hechos, se requiere la adopción de “medidas cautelares urgentes, la generación de espacios de escucha respetuosos y la obligación de contribuir a la reparación del daño producido”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Una jueza levantó las restricciones a un universitario acusado de violencia en Bariloche