Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Juzgan la mortal golpiza a un empleado municipal de Roca

A Julio Namuncurá lo mataron a patadas y golpes en la cabeza con un taco aguja, a la salida de un boliche.



#

Infante y los hermanos Solorza son defendidos por la abogada oficial Flavia Rojas.

JUDICIALES

ROCA.- La madrugada del 30 de mayo del año pasado Julio Namuncurá, un empleado municipal de Roca de 43 años, tomó de más en un boliche. Tal vez por eso “se puso pesado” con dos chicas que estaban en el local. Y eso, sólo eso, desató la furiosa reacción de un grupo de jóvenes que terminó matándolo a golpes después de haberlo perseguido más de una cuadra.

Ayer, las dos mujeres y el hermano de una de ellas comenzaron a ser juzgados ante la Cámara Criminal Segunda de Roca, acusados de “homicidio calificado por alevosía”, delito que se reprime con prisión perpetua. Un menor de edad, además, fue sentado en el banquillo como presunto encubridor. Las dos imputadas, Daiana Solorza y Andrea Infante, tienen prisión domiciliaria. Emilio Solorza, en cambio, está tras las rejas.

Ninguno de los tres declaró ayer ante los jueces Oscar Gatti, Gastón Martín y César López Meyer, y se remitieron a las explicaciones que dieron en la etapa de instrucción.

Una parejita que fue testigo presencial de la salvaje paliza brindó los testimonios más valiosos de la jornada. Ambos declararon sin público y sin la presencia de los imputados. Según señalaron luego las fuentes judiciales, coincidieron en señalar a las dos chicas y al joven Solorza como los autores de la golpiza. Dijeron que a Namuncurá lo corrieron desde la puerta del boliche, ubicado en calle San Martín entre España y Maipú, hasta Maipú casi Villegas, donde el hombre fue derribado por uno de los golpes. Una vez en el piso, comenzó la lluvia de patadas y de impactos en la cabeza con el taco del zapato de una de las chicas. Señalaron también que “la morocha” (Infante) fue la única que desistió de la golpiza a los pocos minutos y se largó a llorar, pidiendo a sus amigos que “basta”, que “lo van a matar”. Namuncurá llegó agonizando al hospital, con gravísimas lesiones internas. Murió a la mañana siguiente. Días después los hermanos Solorza e Infante fueron detenidos.

El juicio continúa el próximo jueves. (Redacción central)


Comentarios


Juzgan la mortal golpiza a un empleado municipal de Roca