Kiev advierte de una “gran guerra” con Rusia

Militares ucranianos debieron abandonar aeropuerto clave.

AP

Prorrusos en Donetsk, este de Ucrania, armados fuertemente.

KIEV.– El ejército de Ucrania abandonó ayer el estratégico aeropuerto de Lugansk (este) tras combates con los separatistas prorrusos, en momentos en que Kiev advertía de una “gran guerra” con Rusia que podría causar decenas de miles de víctimas. Representantes de Ucrania, de Rusia, los separatistas del este ucraniano y la OSCE se reunieron ayer en Minsk, la capital de Bielorrusia, un día después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, esbozara por primera vez la idea de darle un estatuto de “categoría de Estado” a las regiones separatistas prorrusas del oriente ucraniano. Ucrania y los occidentales acusan a Rusia de desplegar tropas en el este de Ucrania, lo que Moscú desmiente. En un nuevo revés militar para Kiev, los militares ucranianos, sometidos a disparos de artillería, se retiraron del aeropuerto de Lugansk, declaró el portavoz militar ucraniano Andrei Lysenko a la prensa. “Debido a la precisión de los disparos (sufridos), se trata de artilleros de las fuerzas armadas rusas”, afirmó. El ministro ucraniano de Defensa, Valery Geletey, había indicado por su lado, el domingo por la noche, que tropas rusas están apareciendo en otras ciudades de la región, incluida la mayor de ellas, Donetsk. Geletey afirmó ayer que, “desde la Segunda Guerra Mundial, no se ha visto en Europa una gran guerra como la que ha llegado al umbral de nuestra puerta”. El conflicto armado en el este de Ucrania ya dejó cerca de 2.600 muertos desde mediados de abril. Los rebeldes han tomado prisioneros a unos 700 soldados ucranianos en los últimos días en la región de Donetsk, indicó ayer Volodimir Ruban, el dirigente ucraniano que negocia el intercambio de prisioneros. En efecto los insurgentes prorrusos han recuperado la iniciativa y parecen preparar una gran ofensiva en las zonas separatistas, para las que Putin sugirió el domingo un estatuto que les dé “categoría de Estado”. En este contexto, el presidente estadounidense, Barack Obama, viajará mañana a Estonia, exrepública soviética, con un objetivo: advertir a Putin contra cualquier tentación de atacar a un país de la OTAN, por pequeño que fuera. (AFP)

EL MUNDO


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora