La AFIP y la Aduana buscan controlar la evasión fiscal en el sector frutícola

Fijaron precios de referencia para las exportaciones de peras y manzanas que salen hacia distintos puntos del globo. Quieren evitar la subfacturación. El principal disparador de esta mecánica -que está por fuera de la Ley- es la brecha cambiaria que existe en el mercado entre el dólar oficial y el paralelo.

Bajan a 0 las retenciones  a las exportaciones de peras y manzanas.

Bajan a 0 las retenciones a las exportaciones de peras y manzanas.

El Gobierno Nacional, a través de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y Dirección General de Aduanas (DNA), fijó los precios de referencia para las exportaciones de peras y manzanas argentinas de la presente temporada.

A través de la Resolución General 4974 publicada en el Boletín Oficial, se determinó el valor de referencia para cinco variedades de manzanas y otras cinco de peras que van, para las primeras, de los mínimos de 0,55 dólares por kilo a máximos de 0,89 dólares por kilo, y entre 0,50 dólares y 0,88 dólares por kilo para las peras.

El objetivo de la AFIP con estas medidas es controlar los valores de exportación sobre ciertos destinos que muestran enormes distorsiones de precios. Hay algunas empresas que están declarando ante la AFIP y la DGA valores por debajo de lo que verdaderamente reciben de los importadores por la venta de su fruta en destino.

Este mecanismo -utilizado por parte del empresariado argentino en los últimos 60 años en los períodos de mercados intervenidos- consiste en la subfacturación de exportaciones. Por una caja de manzanas que se dirige -por dar un ejemplo cualquiera- al mercado boliviano, el importado le paga al exportador regional 15 dólares, pero este último declara 7,5 dólares al fisco por los que el Estado le abona poco menos de 700 pesos (cambio a dólar oficial) y los restantes 7,5 dólares los ingresa a través del mercado informal por el que percibe algo más de 1.100 pesos. Es decir, por esa caja a través de la subfacturación, el exportador regional se queda con 1.800 pesos contra los 1.200 que percibiría si declara el 100% del valor de la operación. Una simple cuenta refleja que gana un 50% más con la subfacturación.

No todas las empresas se encuadran en el ilícito de subfacturar sus exportaciones.

Las autoridades, con la puesta en marcha de los valores de referencia, intentarán controlar la fuerte evasión y elusión que existe en el sistema. Pero no hay que dejar de remarcar que las exportaciones no se encuentran solas en este complejo y poco efectivo laberinto tributario que tiene el país; en el mercado interno, el escenario es mucho peor: al menos el 60% de lo que se comercializa de peras y manzanas hacia este destino tiene algún tipo de irregularidad fiscal. Un dato sorprendente cuando se relaciona la presión tributaria que se le impone al sistema y los resultados que se obtienen de la misma.

Pero volvamos al comercio exterior argentino. Nada indica que con estas medidas se pueda controlar la evasión o elusión sobre las exportaciones. El principal disparador de esta mecánica -que está por fuera de la Ley- es la enorme brecha cambiaria que existe en el mercado entre el dólar oficial y el paralelo. En la medida que no se unifiquen todos los dólares en el mercado o, como mínimo, el dólar comercial y el financiero tengan diferencias no mayores al 10% entre ambos valores, está ilícita práctica continuará.

Datos clave

0,89
es el máximo valor para la manzana -dólares por kilo- que deben declarar los exportadores según AFIP.
0,50
es el valor mínimo -en dólares por kilo- que deberán declarar las empresas por la pera argentina a Rusia.

Las exportaciones por el puerto de San Antonio cayeron 6%


Las estadísticas dadas a conocer por la Terminal Portuaria Patagonia Norte SA (TPPN) dan cuenta de que en estos primeros cuatro meses del año se exportaron poco más de 115.300 toneladas de frutas.

La cifra muestra una caída del orden del 6% con relación al mismo período del año anterior y refleja los pocos incentivos que hoy tiene la actividad para exportar.

Las principales bajas -en términos relativos- se dieron en las manzanas con caídas del 24% interanual mientras que en paras ese indicador fue mucho más moderado: -3%. Sobre este punto los estudios de la TPPN señalan que se exportaron por esta vía poco más de 105.500 toneladas de peras y 12.700 toneladas de manzanas.

El principal destino de nuestra oferta exportable fue el mercado ruso. Hacia los puertos de este país se orientaron 44.800 toneladas de peras y poco más de 2.900 toneladas de manzanas. El segundo destino fue Estados Unidos, colocándose en esta primera parte del año 18.400 toneladas de peras y 450 toneladas de manzanas.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La AFIP y la Aduana buscan controlar la evasión fiscal en el sector frutícola