La Alianza en Cipolletti, palmo a palmo con el voto de la bronca

CIPOLLETTI (AC).- Computados el 99 por ciento de los votos, la suma de los nulos y blancos eran mayoría en esta ciudad, logrando entre ambos el 29 por ciento del electorado contra el 26 de la Alianza, que en lo que hace a las fuerzas políticas se impuso, seguida por el MPP.

Creció el PJ respecto de los comicios de julio obteniendo ahora el 10,44 de los sufragios. Y el partido Humanista referenció asimismo un crecimiento sustancial, pasando del 4,09 por ciento al 8,08. El líder local de la Alianza, el intendente Julio Arriaga, no quiso hacer declaraciones a "Río Negro". Luego, por LU19, señaló que lo que ha ocurrido en Cipolletti y en el país con los votos blancos y nulos "es una clara expresión de que la gente no encuentra ninguna alternativa. Es un fuerte llamado de atención para todos".

Guillermo Grosvald, el candidato a senador del MPP, cuya fuerza sumó el 15,29 por ciento, oriundo de esta ciudad, votó a las 9 en la escuela del barrio Santa Clara. Ya con la tendencia definida, sobre el filo de las 21.30, Grosvald dijo que fue una jornada "donde se marcó la bronca y la protesta de la gente. Desde mañana vamos a trabajar con las propuestas para ver cómo se formula un nuevo contrato social en Cipolletti y en Río Negro".

En Cipolletti la incidencia de la baja de votos de la Alianza se licuó por la menor cantidad de votos que también obtuvo el MPP, la dispersión de votantes entre otras fuerzas políticas menores y el alto nivel de los blancos y nulos.

En el comando de campaña del PJ, el edil Francisco Moscardi resumió la satisfacción peronista: "Hemos recuperado muchos votos. Esto se debe a la figura de Pichetto, a su trayectoria, y al trabajo de toda la militancia contra todo el aparato radical-Frente Grande", dijo. Y agregó que el resultado de Cipolletti "abre muy buenas expectativas.

Un barco que cruje

Hace ruido la Alianza en Cipolletti.

Su baluarte, el intendente Julio Arriaga, no le pudo garantizar que el escenario que domina con soltura desde la comuna fortaleciera significativamente el poder electoral de la convergencia.

No logró repetir el 54 % de los votos que alcanzó la Alianza en julio en elecciones para concejales y convencionales. El desplome fue brutal: 28 % menos.

Hacia adentro de la Alianza este desbarranque de poder generará más de una reflexión y predispondrá posicionamientos.

Esto es así porque Arriaga es el hombre elegido por Pablo Verani para candidato a gobernador por la Alianza en el 2003. ¿Hasta dónde este desbarranque no lima esas aspiraciones y predispone a que los designios del mandatario en materia de sucesión tengan finalmente limitaciones?.

El poder político de Arriaga volvió ayer a ser modificado por el electorado.

Ya no puede garantizar el 74 % de los votos que logró con su reelección a intendente en el `99. Tampoco el 54 % de cuatro meses atrás.

En fin, su poder está una vez más y en el mismo año, situado a escala humana.


Comentarios


La Alianza en Cipolletti, palmo a palmo con el voto de la bronca