La «armada regional» en Tucumán