Weretilneck candidato: a un día del fallo de la Corte, crece la tensión

La Procuración General de la Nación recomendó -en forma no vinculante- no habilitar la candidatura del actual gobenador. Tras conocer las resoluciones, el oficialismo moderó su optimismo. Cómo será el paso a paso dentro del Tribunal.





Weretilneck sigue con sus recorridas. “Paso a paso, hay que esperar”, dijo ayer a su entorno.

Weretilneck sigue con sus recorridas. “Paso a paso, hay que esperar”, dijo ayer a su entorno.

Mañana se conocerá la sentencia de la Corte sobre la candidatura del gobernador Alberto Weretilneck. La expectativa va en aumento y las sensaciones siguen siendo pendulares dentro del arco político rionegrino.

El oficialismo provincial había recuperado el optimismo, escapando a la cautela de los últimos días, forzada por la incertidumbre y por los rumores iniciales sobre un fallo negativo.

Pero a primera hora de la tarde el escenario volvió a mutar.

Alrededor de las 15 se conocieron los dictámenes de la Procuración General de la Nación, que recomendaron al máximo tribunal revocar la sentencia del STJ rionegrino que había avalado hace dos semanas la postulación del gobernador. Un dato relativo, pues en su dictamen anterior entendió que la Corte no era competente y, a las horas, ese cuerpo aceptó ocuparse del tema rionegrino.

Uno de esos escritos -no vinculantes- corresponde a la causa originada por el recurso de queja presentado por Cambiemos, luego de que el STJ denegara el recurso extraordinario federal.

El otro es producto del amparo que presentó el Frente para la Victoria rionegrino.

El análisis del fondo se concentra en el trámite de Cambiemos, mientras que en el dictamen del FpV se remite a los mismos fundamentos. Ambos escritos concluyen con la recomendación de revocar el fallo habilitante del STJ a la postulación de Weretilneck ya “que no resulta ajustada a derecho” y “vulnera el principio republicano de gobierno” ya que “tergiversa la recta inteligencia de la referida norma constitucional local”.

En ese expediente, la procuradora Laura Monti desanda dos vías preocupantes para el oficialismo. Primero se aferra al antecedente del 2013 del santiagueño Gerardo Zamora que pretendía un tercer mandato y la Corte no lo habilitó. Segundo, interpreta que el artículo 175 de la Constitución de Río Negro establece la limitación de mandatos por personas-funcionarios y no por cargos, como plantea Juntos al pretender un segundo mandato de Weretilneck para la gobernación.

En su crítica a la interpretación del STJ, Monti afirma que “a quienes como susceptibles de ser reelectas por un nuevo período y por una sola vez, es a las personas (los funcionarios), elegidos para los cargos de gobernador o vicegobernador”. Deriva que “si cualquiera de esas personas fue reelecta (volvió a ser elegida) como gobernador o como vicegobernador, no puede ser elegida”.

Esta opinión se sumó a los escritos en análisis por parte de la Corte, que mañana fallará en relación a la habilitación o no del primer mandatario.
Mientras tanto, Weretilneck parece desatendido y sigue con sus recorridas. Ayer estuvo en Dina Huapi y Viedma, seguirá hoy con Río Colorado, Darwin, Chichinales y Cipolletti.

“Paso a paso. Hay que esperar”, transmitía ayer a sus allegados. Contenía el cambio de ánimos, que rotó del temor al optimismo y, por la tarde, se empantanó, siempre vinculado al fallo federal de mañana.

El mandatario expone menos esa variación. Evidenciaba inquietud la semana pasada después de que la Corte se declaró competente y se sucedieron informaciones anticipando el rechazo de su candidatura. Fueron días fatales.

Pero desde el lunes la especulación varió en relación a que los jueces aún evaluaban el expediente y definían sus votos. Activa intervención se advirtió del senador Miguel Pichetto, permanente interlocutor de la Corte y, además, integrante del Consejo de la Magistratura.

Nada definido, salvo la oscilación del humor entre oficialistas y opositores.

.

Paso a paso dentro del Palacio de Tribunales: la previa de la sentencia

Por Sebastián Aulicino

Los cinco jueces de la Corte, Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda y Elena Highton de Nolasco, se reúnen semanalmente. A ello llaman reuniones de “acuerdo de ministros”.

En general, los magistrados se encuentran los martes, pero en este caso será un viernes ya que este último martes el presidente del Máximo Tribunal, Rosenkrantz, realizó el acto de apertura del año judicial.

Los jueces se juntan en la Sala de Acuerdos del Palacio de Tribunales y los secretarios llevan los expedientes que ya están en condiciones de ser votados: esto es, que ya pasaron por todas las vocalías, que los jueces ya lo estudiaron y definieron un voto. Independientemente de quién sea presidente, todos los votos valen lo mismo.

Se suele llegar a la reunión con el voto definido. Pero se puede llegar a debatir. En ocasiones hay reunión de “acuerdo” sin haber tres votos de mayoría. Se discute y, si se consigue finalmente una definición, se redacta un nuevo fallo. La firma del fallo no es necesario que se realice en la reunión. El texto puede pasar más tarde por cada una de las vocalías para que los jueces lo firmen.

Para que haya fallo tiene que haber mayoría de al menos tres votos en un mismo sentido. Cuando los jueces hacen lugar a un pedido, deben argumentar la decisión. Cuando lo rechazan, puede ser fundamentado, o pueden rechazar “in límine” si consideran que no corresponde intervenir.

Los fundamentos pueden coincidir o no. Pueden haber tres votos individuales, con fundamentos particulares, o puede que el voto, discutido previamente, sea el de uno de los jueces al que otros dos adhieran.

Cuando definen el fallo los jueces evalúan si hay jurisprudencia. Tema que puede ser central considerando el fallo que inhabilitó a Gerardo Zamora en 2013 para ser candidato a gobernador de Santiago del Estero. Esto no quiere que decir que los jueces encuentren los mismos fundamentos o fallen en el mismo sentido, pero sí que muy probablemente será tenido en cuenta.


Comentarios


Seguí Leyendo

Weretilneck candidato: a un día del fallo de la Corte, crece la tensión