La CEB debe pagar una indemnización millonaria

Un trabajador de la cooperativa sufrió en 2012 un accidente y quedó con una incapacidad laboral del 81%.



Un trabajador de la CEB que sufrió varias fracturas en un accidente laboral y quedó con una severa incapacidad deberá ser indemnizado por la ART y por su propia empleadora en un monto que supera el millón de pesos, según lo dispuso la Cámara Primera del Trabajo.

El operario efectuaba reparaciones sobre una línea de baja tensión en el barrio Arrayanes, cuando el poste de madera al que estaba trepado se quebró en su base. Producto de la caída el hombre sufrió fracturas de tibia, de fémur y de vértebra lumbar, que al cabo de los tratamientos médicos y la rehabilitación lo dejó con un 81% de discapacidad.

El hecho ocurrió el 30 de agosto de 2012 y las demandadas fueron la CEB y Prevención ART SA. La indemnización establecida por el tribunal que integraron los jueces Juan Lagomarsino, Marina Venerandi y Rubén Marigo quedó fijada en “un monto superior al millón de pesos”, más los intereses resultantes, según información que brindó el área de prensa del poder judicial.

La CEB deberá afrontar además los costos correspondientes al lucro cesante, daño psicológico y daño moral.

El fallo dice que el poste estaba en mal estado y “ninguna responsabilidad tuvo el trabajador ni error que pueda reprochársele o incumplimiento de medida de seguridad alguna”.

Quedó establecido que “tanto el capataz, la cuadrilla, como el trabajador accidentado actuaron de modo como lo hacían siempre, como lo indicaban las normas de la costumbre y la experiencia y no muy diferente de como indicó el perito que debía hacerse”.

El perito ingeniero Roberto Balzarotti señaló que al momento del siniestro el trabajador “había subido al poste usando trepadores y asegurado con el cinturón de seguridad”, cuando cayó al suelo porque el soporte cedió en su base. Observó además que “la zona de empotramiento, donde el poste sale afuera del terreno, es un punto crítico donde puede quebrarse (…). Esto es así porque esa zona es la más atacada por bacterias, las que degradan la madera, y es más probable que se mantenga humedad y con hongos”.

La pericia efectuada para comprobar el estado psicofísico del trabajador había determinado que quedó con una incapacidad laboral “permanente y definitiva” del 81,62%.


Comentarios


La CEB debe pagar una indemnización millonaria