La colección nido

Krethaus es una reconocida marca argentina de diseño contemporáneo dedicada a los más pequeños de la familia. Muebles y accesorios que embellecen lo cotidiano, recreando entornos de manera acogedora y con un estilo internacional discretamente chic.



1
#

2
#

3
#

design

Esta colección le debe su nombre a una palabra que, en su significado, conlleva intensos recuerdos, imágenes y emociones: un lugar a donde siempre deseamos volver. Los muebles de Krethaus están impecablemente tallados en madera de la mejor calidad: lenga fueguina. Los diseños son originales, acogedores, prácticos y funcionales. La cuna “nido” es el leit motiv de la colección. Simple, segura y atractiva, acompaña al bebé hasta los 4 años porque cuenta con tres posiciones para los distintos momentos de su desarrollo. Otras propuestas son: un espectacular juguetero con boxes abiertos en distintas alturas, un simpático biombito para esconder los juguetes en forma de castillo, estantes en forma de nube, una cama con boxes guarda juguetes, sillitas con detalles de color, una mesa combinada de madera con banderín y accesorios, una noble cajonera a la que puede sumarse la bandeja cambiador, una biblioteca con distintas funciones, un escritorio y más muebles, todos realizados a pedido. Completan la línea accesorios textiles como almohadones, alfombras, chichoneras y más. Krethaus es el emprendimiento de las hermanas Karina y Vanesa Kreth. Con tan sólo dos años de trayectoria, ya ha logrado insertarse en el mercado argentino como un referente de diseño contemporáneo para los más pequeños de la familia. Además de las ventas directas en su showroom, se la puede encontrar en los córners de locales como Picnic Kids, Manifiesto, Vuela y Liliana Totaro. MÁS INFO www.krethaus.com krethaus@krethaus.com.ar Cel. 11 6 868 0444

El bebé pasa mucho tiempo en la habitación durmiendo por lo que conviene crearle un espacio tranquilo para que el recién nacido descanse, sin descuidar que sea un lugar alegre y cálido. Para ello también se debe tener en cuenta el estado de las ventanas. Lo más adecuado es disponer de un doble acristalamiento que reduzca el paso del ruido que provenga del exterior o, por lo menos, lo amortigüen, aconsejan los expertos. • Toda habitación infantil que se precie debe ser un espacio multifuncional y versátil con –como mínimo– una cuna, un cambiador y un sitio para guardar la ropa y juguetes. Hay multitud de productos con una doble funcionalidad. Por ejemplo, cunas que disponen de cajoneras para almacenamiento, cómodas que son cambiadores y que se convierten en bañeras para bebés, etc. Este tipo de muebles tiene distintos objetivos y podrán usarse durante al menos los primeros cinco años de vida del bebé. • El aire retro de muchos muebles antiguos o rústicos transporta a otra época con una calidez que a menudo no logran los ambientes minimalistas. Pero la habitación del bebé también puede basarse en la premisa del ‘menos es más’. Pocos muebles y adornos. Sólo los necesarios y si pueden servir para varias cosas mejor, que se vea el espacio bajo la premisa del orden y la simetría. En definitiva, evitar el desorden utilizando poco mobiliario que tenga una gran capacidad de almacenaje y dejándoles todo el protagonismo. Así también se facilitará la limpieza de la habitación, un aspecto fundamental para la salud del bebé. • Se aconseja no recurrir a alfombras, focos más frecuentes de ácaros y polvo. • Los murales decorativos, los papeles pintados y los vinilos con motivos infantiles pueden también dar a la habitación un toque de fantasía. Existen multitud de temas a los que se puede recurrir: desde flores o animales hasta dibujos animados, formas geométricas o fotografías de gran tamaño. • La habitación debe estar iluminada, al menos, de dos maneras: una más fuerte en el techo y otra lámpara con menor potencia o regulable bien colocada de pie o sujeta en una de las paredes por si el bebé requiere algún cuidado durante la noche o a la hora de dormirlo. Es aconsejable no utilizar fluorescentes o halógenos.


Comentarios


La colección nido