Una adolescente de Roca vende cuadros para solventar su viaje a un simulacro de la ONU

Con 15 años, Ambar Juliano Artola decidió arrancar su propio emprendimiento en redes sociales. Con el dinero recaudado buscará pagar el traslado y hospedaje en Mendoza, ciudad sede del encuentro "Uniendo Metas".





Fue la palmada de ánimo que le dio su familia, y el aliento de algún que otro compañero de la escuela, lo que la empujó a iniciar con 15 años su propio proyecto para recaudar dinero. Pero más allá de su innato talento artístico, detrás de su valentía se esconde un verdadero compromiso y ansias por aprender.

Es que en vez de recurrir a la tradicional venta de comida, Ambar Juliano Artola -una joven roquense radicada en Cipolletti- ,decidió lanzar su propio emprendimiento de cuadros para solventar su participación en un simulacro de Naciones Unidas. Un evento extraescolar que reune a jóvenes de todo el país para generar debates en problemáticas sensibles.

«Tenía que recaudar fondos, porque el viaje tiene un costo mínimo y no quería que mis papás tuvieran que pagar todo. Pensaba hacer distintas cosas para juntar el dinero, pero finalmente me animé a compartir mis dibujos«, comentó Ambar.

Ambar vivió toda su vida en Roca pero hace un año y medio se mudó por el trabajo de su madre. Foto gentileza

Luego del empujón familiar, la menor abrió su cuenta de Instagram «@ambar.142» que en menos de un día logró reunir a más 100 seguidores. Todos ellos cautivados por la armonía reinante en las piezas que produce artesalmente y que también pueden solitarse a demanda.

La joven deberá reunir cerca de 20 mil pesos para cubrir los costos de traslado y hospedaje en San Rafael -Mendoza-, lugar donde se llevará adelante la actividad en el marco del programa «Uniendo Metas». Pero también tendrá que hacerse de algún dinero adicional para cubrir la comida durante su estadía.

Es el segundo año que participa, aunque durante 2021 la realización de la convocatoria fue totalmente remota. Virtualidad que no le impidió sacar partido al conocimiento construido durante el simulacro.

Para esta nueva edición -que se llevará adelante en agosto-, Ambar representará a Venezuela. Mediante una serie de debates expondrá las problemáticas propias de su territorio en temáticas tales como género, crisis ambiental, entre otras.

Los cuadros también pueden ser solicitados a demanda, aunque mayoritariamente surge de la propia creatividad de Ambar. Foto gentileza

Durante estos meses previos se someterá a extenuantes jornadas de estudio para poder defender de la mejor manera al país Sudamericano. «Esto es algo por fuera de la escuela que se suma a los exámenes, las tareas y actividades diarias«, detalló Ambar.

Otros nueve alumnos de tercer a quinto año del Colegio Brentana, institución a la que asiste desde su mudanza a Cipolletti el año pasado, integrarán la comitiva que viajará a la región cuyana. La entidad educativa integra desde hace varios años este tipo de convocatorias.

Pasión por el arte


«De muy chiquita me encanta dibujar y todo lo aprendí de ver tutoriales«, expresó la menor en referencia al origen de su talento. Su aprendizaje en la materia fue autodidacta, aunque algún que otro amigo le acercó pequeños secretos para mejorar su técnica.

Ambar admitió que desde que empezó con su cuenta de Instagram se permitió pensar en continuar una formación profesional en el ámbito artístico, algo que no le parecía redituable hasta hace no mucho. «Siempre el ser artista me resultó una opción lejana, vos también tenés que pensar en lo que vas a ganar. Ahora puedo pensarlo como en un negocio independiente«, detalló.

Su mamá, Julieta Artola, está convencida de la personalidad «única» con la que se desenvuelve su hija. «Hay un montón de gente que se queda en el ‘yo no puedo viajar porque no tengo el dinero’, y para mí la iniciativa de una niña de 15 de empezar a valerse por sí misma está re buena», sentenció la mujer.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Una adolescente de Roca vende cuadros para solventar su viaje a un simulacro de la ONU