La conversión y los municipios



La gobernadora electa Arabela Carreras mandará en Río Negro.No hay dudas de eso, ratifican quienes la conocen. No habrá doble comando. Weretilneck acercará iniciativas, pero dirigirá ella.

El mandatario lo sabe y prepara a los suyos. No pulseará en la futura organización, se reserva sí un argumento de contención. “Existe un buen equipo armado y no será sencillo reemplazarlo”, les reiteró en su despacho. Aludió también a las traumáticas covachas de la administración pública. “Debe ir despacio y darse su tiempo”, explicó en un sobreentendido sobre que el poder no llega solo con el cargo.

Promete correrse para ayudar en la conversión. Anticipa que apagará teléfono para clausurar todo pedido. Piensa que los ochos meses colaborarán. Lanza estas líneas en el contacto individual o en gabinete, que se reunió el jueves.

La mutación será importante.

Weretilneck es maleable en sus ideas y acciones; Carreras expresa posturas y creencias firmes. Él descree de los rangos; ella respeta jerarquías. El gobernador no clausura puertas y sus enemistades son pasajeras; su sucesora es tajante en sus lazos.

Arabela Carreras mandará en la provincia y no habrá doble comando. Alberto Weretilneck promete correrse y hasta apagar el teléfono.

En su mudanza, el gobernador se ocupará de afianzar más aún a Juntos. Para él, el triunfo provincial fue el inicio y, ahora, hay que ir por los municipios. El primer turno será el 23 de junio y ya solicitó rápidas encuestas. Necesita otear cada escenario.

Cipolletti exige un trato puntual. “Quiero estudiarlo bien”, responde a su dirigencia ansiosa por desafiar al intendente Aníbal Tortoriello. Weretilneck no quiere sorpresas y, menos, dilapidar la contundente victoria cipoleña del domingo. Entre martes y miércoles tendrá un sondeo, que incluye potenciales postulaciones, como Claudio Di Tella y Rodrigo Buteler; pero sumó además al ex jefe comunal Julio Arriaga. Si juega, Weretilneck no dará ventajas.

Repasa otras candidaturas locales. Seguramente, Pedro Pesatti competirá por gobernar a Viedma. Ambos se juntaron el martes y el vice se fue más motivado. Existen otros legisladores que alista en sus planes municipales. Le asignó esa misión en San Antonio al reelecto Adrián Casadei mientras otra nominada es Marcela Ávila para Villa Regina.

Bariloche se encamina para una sorda pulseada en la candidatura entre dos ministros: Carlos Valeri y Agustín Domingo. Gustavo Gennuso no está en el radar oficialista. “La imagen positiva de su gestión ronda el 15%”, dicen al explicar ese destierro. Valeri tendrían respaldos de Weretilneck y Carreras, pero habrá sondeos ya que cayó en la aceptación por las fallas en la ejecución de las obras de la calle Mitre y el hospital.

Azotado electoralmente, el FpV está retraído y promete su análisis pos Semana Santa. Era ayer, pero se postergó para darse mayor tiempo. Los críticos se reunirán hoy en Campo Grande y esperan al senador Miguel Pichetto, que fraguará el Peronismo Federal en Río Negro y, además, aportará al movimiento en contra de Martín Soria.

La nueva batalla recae en los municipios. Juntos evalúa la opción de Arriaga para Cipolletti. El FpV, azotado, demora su análisis y se insinúa una reacción interna.

Nada ocurrirá en el mando del PJ. En realidad, el roquense no tiene riesgos internos y su obligado examen está en repasar su lacrado esquema de decisiones, que ignora y repele otros aportes. Llamó esta semana a dirigentes. Por ahora, poco cambió. “Solo sigue colocando los errores afuera”, afirmó un interlocutor suyo. Falta su evolución. La elección quebró sí un estado, pues parte de la dirigencia -indiscutiblemente alineada- dice haber comprendido que no puede seguir excluida de las determinaciones, cedidas -hasta ahora- a Soria y su restringido círculo. Aquella reacción, si aparece, ayudará a la madurez del proceso. En ese objetivo, naturalmente, se perfilan Alejandro Marinao, María Eugenia Martini, Luis Albrieu y Alejandra Mas.

El intendente calla, pero regresó a los barrios con su pretendida sucesora, su hermana y diputada María Emilia Soria.

La batalla electoral se corrió a los municipios. Los bosquejos nacionales aún son precoces, ligados a los diseños de elaboración en Buenos Aires. La política siempre encuentra motivación, insistir en la gloria o ensayar un desquite.


Comentarios


La conversión y los municipios