La empresa IMPSA pasará a manos del Estado nacional y mendocino

Luego de un proceso de 10 meses la compañía del sector energético será controlada por el Estado. La nacionalización se presentó como alternativa para esquivar la quiebra.




El gobierno nacional tiene todo listo para anunciar que la empresa mendocina IMPSA, de la familia Pescarmona, pasará a manos mayoritariamente del Estado nacional y en menor escala de la provincia de Mendoza. De esta manera se cerrará un proceso que se gestó de manera sigilosa hace cerca de 10 meses y que fue iniciado de la propia firma.

La histórica y estratégica empresa del sector que fabrica diversas piezas entre turbinas molinos eólicos y para represas quedará controlada en más del 60% por Nación mientras que Mendoza se quedará otro 20%. La capitalización incluirá 20 millones de dólares por parte del gobierno nacional y otros 5 millones de dólares por parte de Mendoza.

El proceso de nacionalización se presentó como alternativa para esquivar la quiebra luego de que la firma le solicitó asistencia al Estado el agosto pasado.Ante las dificultades para lograr reestructurar su abultada deuda, sumado al ingreso de acreedores al directorio, el ministerio de Desarrollo Productivo que maneja Matías Kulfas inició el proceso de estatización casi en paralelo al fallido intento por Vicentin.

Todo comenzó en 2010 cuando IMPSA intentó desembarcar en Brasil y Venezuela, una apuesta sin resultados favorables que le terminó perjudicando las operaciones locales que habían sido puestas como garantía.

En agosto del año pasado, ya en plena pandemia, el Estado asistió a IMPSA con el pago de salarios a través de la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) al igual que otras empresas. Ya en diciembre el ministerio de Desarrollo Productivo aprobó el ingreso al Programa de Asistencia a Empresas Estratégicas en proceso de Reestructuración de Pasivos (PAEERP), a través del cual pagó el 75% de los salarios de los trabajadores de la empresa y así IMPSA comenzó a reestructurar su deuda.

A través del sistema de Trámite A Distancia (TAD) IMPSA presentó toda la documentación necesaria ante el Ministerio de Desarrollo Productivo para que el Estado Nacional pueda capitalizar la compañía. Tras ese paso, el Comité Asesor del Fondo Nacional de Desarrollo Productivo (FONDEP) dio inicio al proceso de evaluación y análisis de la solicitud, como paso previo al dictamen final respecto del pedido de capitalización.

En la última asamblea de IMPSA, el 16 de marzo, el 100% de los accionistas votaron a favor de la emisión de nuevas acciones y, a su vez, decidieron en forma unánime no ejercer su derecho de preferencia para suscribir las nuevas acciones, para permitir que se ofrezca la suscripción total de dichas acciones –correspondientes a una nueva Clase C– al Gobierno Nacional y al Gobierno de la Provincia de Mendoza.

Este pedido de capitalización, tanto de la provincia como de Nación, forma parte del Plan de Recomposición de Estructura de Capital de la empresa, que, tras completar la reestructuración de su deuda con gran apoyo de los acreedores, ahora apunta la emisión de nuevas acciones destinadas a recomponer su capital de trabajo.

Durante abril, la legislatura mendocina convirtió en Ley el proyecto enviado por el Poder Ejecutivo de esa provincia, a través del cual se autorizó a Mendoza a suscribir e integrar hasta 454.300.000 acciones ordinarias nominativas no endosables Clase C de IMPSA S.A. Esta autorización quedó condicionada a la efectiva participación del Estado Nacional en la suscripción e integración del paquete mayoritario de las nuevas Acciones Clase C de la empresa.


Comentarios


La empresa IMPSA pasará a manos del Estado nacional y mendocino