La espera por una cama de terapia intensiva que se prolongó una semana en Bariloche

Juan Forma fue internado hace diez días. Como no había camas disponibles de terapia intensiva, fue entubado en su habitación. El crudo relato de su hija.

Juan debió esperar una semana por una cama de terapia intensiva. Foto: archivo

Juan debió esperar una semana por una cama de terapia intensiva. Foto: archivo

Juan Forma contrajo Covid-19 a comienzos de mayo. Su cuadro se fue complicando y debieron internarlo en el Hospital Privado Regional. Pero la espera por una cama de terapia intensiva se extendió a lo largo de una semana de angustia, preocupación y desolación.

“No había cama en ningún otro sanatorio. Los mismos médicos me decían que si hubiera en otra institución, lo derivaban, pero no había”, contó Claudia, su hija y recalcó que mientras aguardaba una cama en UTI, su padre debió ser entubado de urgencia en la habitación. “Milagrosamente, apareció un ventilador. La médica nos dijo que, de otra forma, se moría. Y a los días, una cama en terapia intensiva”, expresó.

Juan transitaba bien la enfermedad pero de un momento a otro, sus pulmones se complicaron con una neumonía y fue internado para recibir asistencia respiratoria. También de un instante a otro, requirió el máximo de oxígeno.

Este hombre tiene 57 años. No tiene enfermedades preexistentes, no fuma y dos veces por semana, juega al fútbol.

Cuando lo internaron, en el último mensaje que le escribió a su hija por whats app decía: “Estoy mal, hijita. Me cuesta respirar”.

“Cuando lo entubaron de urgencia en la habitación para estabilizarlo, la médica nos aclaró que esto no era algo frecuente pero si no lo hacían, mi papá se moría porque su situación era grave. Así como él esperaba una cama en terapia, hay mucha más gente. Recién ayer lo pudieron ubicar en una cama de terapia. Podría haber muerto”, recalcó Claudia con una angustia que se refleja en su voz.

“Me siento en estado de shock -reconoció la mujer-, es desesperante. Y la gente no toma conciencia, no piensa en el otro. Ahora liberaron horarios. Yo trabajo de manera independiente pero estamos en una situación grave. Yo nunca pensé vivir algo así. Lo lees y pensás que debe ser feo pero nunca pensás que te puede pasar a vos”.

Claudia destacó la dedicación de los médicos que la llaman todos los días por la mañana para pasarle el parte diario. “No tengo palabras más que de agradecimiento. Hacen un esfuerzo sobrehumano. Fueron noches sin dormir y de mirar el teléfono para ver si aparecía en línea”, dijo.

Con 137 nuevos contagios, Bariloche registra 1.712 casos activos y 54 camas de terapia intensiva están ocupadas. Sólo queda una disponible.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La espera por una cama de terapia intensiva que se prolongó una semana en Bariloche