La hija de Ivana Rosales llegó a un acuerdo con el Estado

Funcionarios del gobierno neuquino tendrán que capacitarse en perspectiva de género y violencia machista. Es un precedente de solución amistosa en el contexto de una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.



Abril Rosales es la peticionaria en la demanda por negación de justicia ante la CIDH.  Foto Juan Thomes.

Abril Rosales es la peticionaria en la demanda por negación de justicia ante la CIDH. Foto Juan Thomes.

Con el pañuelo rosado, que reclama la “Emergencia por Violencia de Género”, atado a su mano derecha, Abril Rosales firmó ayer en Casa de Gobierno un acuerdo de solución amistosa con el Estado neuquino. La administración provincial se comprometió, entre otras cosas, a garantizar que al menos el 15% del funcionariado del Poder Ejecutivo (personal de planta y contratados), y 30% del plantel del Poder Judicial, de los servicios de salud y de las fuerzas de seguridad reciban la capacitación prevista en la “Ley Micaela”, en el plazo de un año.

El acuerdo se generó a raíz de la demanda que Ivana, su mamá, sobreviviente de un intento de femicidio que quedó impune, presentó hace catorce años ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por negación de justicia. Murió el 6 de septiembre de 2017. Padecía epilepsia a causa de los golpes que sufrió en 2002 por quien era su expareja, Mario Garoglio.

La Cámara Criminal Segunda lo condenó a cinco años de prisión por homicidio agravado en grado de tentativa. En el fallo los jueces justificaron los hechos por los que Ivana casi pierde la vida. Garoglio se dio a la fuga. Algunos años después prescribió la acción penal y nunca cumplió la pena.

El Estado neuquino reconoció su responsabilidad ante la violación de los Derechos Humanos en un caso de violencia machista. El pasó siguiente es que lo haga el gobierno nacional. Abril firmó el acuerdo junto a Gastón Chillier, representante del CELS que la acompaña como peticionante, el fiscal de Estado, la ministra de Ciudadanía, la subsecretaria de Derechos Humanos y de las Mujeres. El gobernador, Omar Gutiérrez, no asistió.

“El legado de Ivana es fundamental en dos puntos: en una agenda de políticas públicas para prevenir caso de violencia en el futuro, para prevenir que no haya más ‘Ivanas’ rosales en el futuro en la provincia y en todo el país. Y además nos lega una activista y militante extraordinaria para el movimiento de mujeres y el movimiento de Derechos Humanos que es Abril”, dijo Chiller.

Es el primer caso en el sistema interamericano en el que se llega a este acuerdo, y se tendrá que ratificar por el gobierno federal"

aseguró Gastón Chillier, representante del CELS, que firmó el acuerdo

Comentarios


La hija de Ivana Rosales llegó a un acuerdo con el Estado