La historia de dos amigos que terminó en tragedia

Se criaron juntos y cuando crecieron surgieron fuertes diferencias. La noche de 1 de octubre de 2017, Simón Rosales apuñaló varias veces a la víctima hasta matarlo. Hoy, aceptó su responsabilidad por el crimen y fue condenado a 8 años de prisión.



Simón Rosales (de campera negra) salió de la sala de audiencias y fue trasladado al penal de Bariloche para empezar a cumplir la condena. (Foto: Alfredo Leiva)

Simón Rosales (de campera negra) salió de la sala de audiencias y fue trasladado al penal de Bariloche para empezar a cumplir la condena. (Foto: Alfredo Leiva)

Simón Rosales y Cristian Gabriel Nievas se criaron prácticamente juntos. La familia de Nievas cobijó en su hogar a Rosales cuando era un niño que luchaba por sobrevivir en un ambiente social adverso. Así surgió entre los chicos una amistad, que parecía inquebrantable. Sin embargo, cuando crecieron se distanciaron, recordaron fuentes judiciales que conocen la historia. Nadie pudo explicar con certeza porqué surgió entre ellos una enemistad, que el consumo de alcohol avivaba.

La tarde del 1 de octubre de 2017 se cruzaron varias veces en el barrio Irigoyen de El Bolsón hasta que Nievas lo invitó a su viejo amigo a tomar un vino. Se juntaron en la casa del hermano de Nievas, en un lote ubicado en el cruce de las calles Cacique Linares y Las Heras.

Los jueces Ricardo Calcagno (izquierda) Gregor Joos (centro) y Marcos Burgos homologaron el acuerdo alcanzado entre la fiscalía, el imputado y su defensor. (Foto: Alfredo Leiva)

Pero en plena reunión y con el alcohol fluyendo por las venas, surgieron las diferencias. Y discutieron. Los gritos asustaron a las personas que vivían en el terreno y llamaron a la Policía. Cuando los empleados policiales fueron hasta el domicilio, Nievas les dijo que se retiraran porque estaba todo bien entre ellos.

Minutos después, Rosales sacó un cuchillo de gran tamaño y apuñaló la noche del 1 de octubre en seis ocasiones a su viejo amigo. Dos de los puntazos fueron letales porque llegaron hasta el corazón de la víctima, relató ayer el fiscal del caso Francisco Arrien. Nievas murió por la gravedad de las lesiones. Tenía 24 años y dos hijos.

Simón Rosales fue condenado a 8 años de prisión por el homicidio de Nievas. (Foto: Alfredo Leiva)

Este lunes antes del mediodía, Rosales admitió su responsabilidad por el crimen de Nievas ante los jueces Gregor Joos, Marcos Burgos y Ricardo Calcagno. Aceptó la culpa y estuvo de acuerdo con la pena de 8 años de prisión que el fiscal solicitó que se le imponga en un acuerdo pleno alcanzado en un juicio abreviado. Es la pena mínima que prevé el Código Penal para el delito de homicidio simple.

Arrien sostuvo la imputación por el delito de homicidio simple contra Rosales, de 21 años. Señaló las pruebas que recolectaron durante la investigación y que comprometían al acusado. El defensor oficial Juan Pablo Laurence convalidó el acuerdo con el fiscal.

El fiscal presentó el acuerdo ante el tribunal y los jueces lo analizaron. Consideraron que cumplía los requisitos legales y lo admitieron. Luego, impusieron la condena de 8 años de prisión a Rosales.

Simon Rosales junto a los defensores oficiales en la audiencia de esta mañana. (Foto: Alfredo Leiva)

Como el imputado y su defensor desistieron de los plazos procesales, Rosales fue enviado ayer al penal de Bariloche para comenzar a cumplir la condena.

Antes de que finalizara la audiencia, el joven condenado expresó que lamentaba mucho lo que había sucedido. Marisol Rocha, la viuda de la víctima, escuchó. “Ojalá tomes conciencia de lo que hiciste. ¡No sólo destruiste una familia, sino que dejaste a dos chicos sin su padre, que no tendrán oportunidad de verlo nunca más”, respondió, angustiada, la mujer.


Comentarios


La historia de dos amigos que terminó en tragedia