La historia del Curru Leuvu II

Hace más de 40 años viaja sobre el río Negro. Nació en los astilleros del barrio porteño de La Boca.

#

El catamarán está en condiciones de transportar 150 personas.(Foto: Gentileza )

La nave fue bautizada como “Currú Leuvú II” ya que a mediados de los ‘70 remplazó a la primer lancha que la Gobernación tenía para paseos protocolares para menos de una decena de personas.

El catamarán nació en los astilleros del barrio porteño de La Boca junto con una nave melliza destinada a la zona de paseos por riachos del delta del Tigre.

La incorporación al río Negro fue por decisión del entonces gobernador Mario Franco, y a sugerencia del funcionario ministerial Edgardo Bagli.. Fue trasladada por vía marítima hasta Bahía Blanca en un buque de grandes dimensiones tras lo cual fue depositada en las bodegas del transporte naval “Cándido de la Sala”.

El operativo no resultó fácil. En setiembre de 1975, el transporte de la Armada Argentina lo depositó en la “barra” del río Negro, que pudo ser atravesada días después tras una tormenta. Para ello, se necesitó de la pericia de varios avezados de la marina local para que pueda ingresar al Estuario del río Negro el día 25 de ese mes.

Por lo menos en dos oportunidades anteriores quedó abandonada por falta de inversión estatal pasando por varias manos su administración: Turismo de la Provincia, la Municipalidad de Viedma, la liquidada Vialidad Rionegrina Sociedad del Estado (Viarse), y luego las municipalidades de esta capital y Patagones. En el medio, su operatividad fue tercerizada a varios expertos en navegación fluvial pero el sector privado del “turismo receptivo” nunca expresó un verdadero interés que evite la interrupciones o fomente la duplicación de servicios.

A veces, los inconvenientes para mantener estable una frecuencia fue la escasez de agua de escurrimiento en el río y que, en la actualidad, le permite operar con marea alta, debido a su gran porte. Está en condiciones de transportar alrededor de 150 pasajeros en virtud de que posee dos potentes motores Mercedes Benz


Comentarios


La historia del Curru Leuvu II