La justicia falló a favor de empleado despedido por abrir botellas

El hecho ocurrió en 2005, cuando el joven había abierto decenas de envases por una promoción.



#

Neuquén

El insólito episodio ocurrió en 2005 en una estación de servicio de la ciudad de Neuquén. Un empleado abrió decenas de botellas de gaseosa, al parecer por una promoción vigente, las volvió a tapar y las puso a la venta nuevamente.

Por este motivo, la empresa lo despidió y consideró el hecho como “causa justa”. En el telegrama de despido se consignó que el joven generó “una injuria laboral que torna imposible la continuidad del contrato de trabajo hasta ahora vigente por perdida de confianza”.

El trabajador inició una demanda y la sala III del juzgado laboral, integrada por los jueces Fernando Ghisini y Marcelo Medori, falló a su favor. El dictamen es de 2009 pero recién ahora salió a la luz. “Ninguna otra prueba apoya lo sostenido por este sujeto procesal, de manera que la accionada no cumple con su carga probatoria acabadamente. Absurdo sería avalar el despido directo del trabajador con la sola declaración de su jefe, el contrato de trabajo y las indemnizaciones pertinentes quedarían a merced de la decisión unilateral del empleador, en contraposición a lo expuesto por el recurrente”, advirtieron los jueces.

Los funcionarios consideraron que la única prueba en contra del empleador era la palabra del empleador por lo que la empresa tuvo que indeminzarlo finalmente.

rionegro.com.ar


Comentarios


La justicia falló a favor de empleado despedido por abrir botellas