La ley aún no puede destrabar el cultivo de cannabis medicinal

La poca difusión del programa, situaciones confusas con la Justicia Federal y falta de médicos capacitados en la materia complican para que se garantice la nueva normativa.




En marzo de este año el país tuvo un avance muy importante para las familias y organizaciones que reclamaron durante mucho tiempo poder acceder al autocultivo de cannabis medicinal. Sin embargo, situaciones confusas en allanamientos de la Justicia Federal, la poca de difusión del programa y la falta de médicos capacitados ha generado trabas para el cumplimiento de la ley nacional a la cual adhirió Río Negro.

En septiembre de 2017 Nación reglamentó la Ley 27350, que regula la investigación médica y científica del uso medicinal de la planta de cannabis y sus derivados.
Pero fue recién en noviembre del año pasado que se habilitó a través de un decreto el autocultivo controlado de cannabis medicinal. Anteriormente, estaba penalizado y tampoco se había puesto en marcha el registro que se contemplaba en la normativa anterior.

Este año además el Gobierno reglamentó, a través de una resolución del Ministerio de Salud, el funcionamiento del Sistema de Registro del Programa de Cannabis (Reprocann), donde usuarios de cannabis medicinal ya pueden inscribirse “por sí o a través de un representante y obtener autorización para cultivar, para acceder al cultivo a través una tercera persona (cultivador) o a través de una organización civil autorizada a esos efectos”.

“El autocultivo es muy importante, es la forma de acceso más segura que tiene la gente al cannabis medicinal porque no hay producción pública ni privada, en la farmacia, solo se vende un medicamento que viene en un frasco de 100 ml qué cuesta $70.000 y no hay disponibilidad”, explicó Gabriela Calzolari, licenciada en biología y presidenta de Ciencia Sativa, una ONG de Bariloche.
Remarcó que solo está habilitado el cultivo para uso medicinal.

Entre los principales pasos para poder acceder se requiere una receta médica y se deben hacer una serie de trámites en el Reprocann. Además, se tiene que firmar un consentimiento informado tanto al médico como el usuario, explicó.
Si bien la ley fue un gran logró en la lucha de miles de familias que reclamaban poder autocultivar, la realidad es muy compleja en Río Negro y según Calzolari se tardará varios años para que esté normalizado.

Allanamiento polémico

El 14 de marzo pasado la Justicia Federal llevó a cabo un allanamiento en una vivienda de Allen y secuestró plantas de cannabis. Según las organizaciones de la región, el propietario de 90 años estaba inscrito correctamente en el Reprocann y los uniformados destruyeron el espacio de cultivo que era un vivero. Por su parte fuentes policiales informaron que había unas 15 plantas, lo cual excedía el máximo de 9 según establece la normativa.

Diferentes referentes y ONGs del país repudiaron el procedimiento y reclamaron que las plantas sean devueltas al propietario.
Calzolari explicó que todavía no se bajó la información sobre la nueva reglamentación de cannabis medicinal a todas las dependencias de la Justicia tanto fiscales como jueces, “incluso en la policía hay un desconocimiento muy grande”.

En el caso de Allen “no sé consultó antes al Ministerio de Salud de Nación si el propietario estaba inscripto en el registro nacional. Lo importante es que haya un cruzamiento de información entre los diferentes poderes, eso es lo que criticamos”, expresó.

Por su parte el legislador Lucas Pica, autor de la ley provincial que regula la producción pública de cannabis en Río Negro también cuestionó al Poder Judicial por esta situación que ocurrió en Allen.
“Tenemos que avanzar en la normativa nacional, sobre todo en el esquema del Código Penal, por una ley más integral y que no sea sólo por decreto la posibilidad del autocultivo, nos debemos un debate más profundo y una normativa más amplia”, dijo el diputado.

Según Pica “todavía hay algunos bolsones de autoritarismo que tienen que entender que estamos en una nueva realidad”.
Remarcó que hay que trabajar sobre el Código Penal para que los autocultivadores “no vivan estas situaciones de angustia”.
“La Legislatura de Río Negro hizo pleno uso de las facultades que tenía, pero la autoridad de aplicación de la ley nacional sigue siendo el Ministerio de Salud de Nación”, sostuvo.

Otros factores complejos

Calzolari explicó que el autocultivo es los patios es “controversial” porque uno de los anexos del decreto establece que no se puede cultivar en el exterior. Por este motivo “el Ministerio de Salud inmediatamente sacó un comunicado diciendo que el objetivo es que el vecino del cultivador no vea el cultivo. Las plantas pueden estar cubiertas en el patio a través de un vivero o invernadero”, señaló.
La referente dijo que también es un reclamo que se especifique en el anexo de autocultivo de cannabis y evitar problemas.

Otro cuello de botella son los profesionales de la salud ya que son pocos los que están capacitados en cannabis medicinal.
Los médicos que no lo usan como herramienta terapéutica “no se van a anotar en el registro nacional” mencionó.
“Esto va a llevar un par de años por suerte se comenzaron las capacitaciones desde el Ministerio de Salud para las provincias”, dijo.

Remarcó que falta difusión oficial sobre el programa y los alcances. “Las organizaciones somos las que hacemos charlas ayudando a la gente”, destacó.
Además, este proceso de regulación ocurre en medio de la pandemia del covid que tiene muy complicado al sistema de Salud.

Producción en Río Negro

Pica explicó que el año pasado la Legislatura de Río Negro aprobó una nueva normativa que le dio centralidad al laboratorio provincial Profarse para que haga controles de calidad y la posibilidad de producir aceite de cannabis. Por otro lado, el aceite y derivados aprobados por la Anmat, fueron incorporados al Vademécum del Ministerio de Salud de la provincia y al del Ipross como tratamiento de todas las patologías que se incorporen a partir del programa nacional.

Cómo acceder al autocultivo

El Sistema de Registro del Programa de Cannabis, (Reprocann) tiene como fin registrar a los usuarios que acceden a la planta y sus derivados, como tratamiento medicinal, terapéutico y/o paliativo del dolor, a través del cultivo controlado lo que les permitirá cultivar, o bien acceder al cultivo a través de un cultivador o de organizaciones autorizadas para este fin.

Para solicitar esta inscripción, que puede realizarse en https://reprocann.salud.gob.ar, es requisito “excluyente” contar con indicación médica de uso de cannabis y sus derivados por parte de un profesional médico.
Además, los interesados “deberán contar con un usuario vigente en la plataforma: Argentina.gob.ar”, en tanto que la autorización que se obtiene a través de la inscripción tiene vigencia de un año.
La ley autoriza el cultivo de entre 1 y 9 plantas florecidas, en hasta seis metros cuadrados.


Comentarios


La ley aún no puede destrabar el cultivo de cannabis medicinal