La ocupación mapuche en lago Mascardi convive con los turistas

La lof Lafken Winkul Mapu cruzó la ruta 40 y extendió su zona de control a la playa y área recreativa del lago. Ayer la afluencia de visitantes fue alta.



Mucha gente ayer pasó la Navidad en la playa del lago Mascardi, ahora bajo posesión de una comunidad mapuche. Foto: Alfredo Leiva

Mucha gente ayer pasó la Navidad en la playa del lago Mascardi, ahora bajo posesión de una comunidad mapuche. Foto: Alfredo Leiva

El área de uso diurno ubicado en la costa del lago Mascardi a la altura del kilómetro 2006 de la ruta nacional 40 convocó ayer a cientos de visitantes, que disfrutaron del lugar, ya sin la tutela de Parques Nacionales y bajo posesión de una comunidad mapuche.

Desde hace pocos días el área está bajo control de la comunidad Lafken Winkul Mapu, cuyos miembros hicieron saber a las familias que fueron allí a pasar la Navidad que pisaban territorio mapuche recuperado y les pidieron que respeten la naturaleza y retiren toda su basura.

Varios jóvenes encapuchados recorrieron el lugar desde temprano y advirtieron a alguno de los acampantes que no había más baños públicos porque hace ya un tiempo “Parques los cerró y se retiró” de ese sitio recreativo, que es uno de los preferidos de los barilochenses y también de muchos turistas.

La playa del lago Mascardi, a 40 kilómetros de Bariloche, controlada por los mapuches, es muy concurrida en verano. Foto: Alfredo Leiva

Una de las mujeres que buscó un fogón se disponía a pasar el día con amigos y familiares aseguró que uno de los jóvenes se les acercó y le pidió que no dejen residuos y también que cuiden que los niños no molesten a un toro que pastaba en el lugar.

Dijo también que su marido había ido a buscar leña por los alrededores pero le dijeron que no podía. Para hacer el fuego salieron con algo de madera que habían llevado en el auto.

La mujer aseguró que el integrante de la comunidad con el que hablaron los había tratado bien y no tenían nada de qué quejarse. Observó que sus pedidos eran razonables y sólo se quejó de que estuvieran encapuchados.

Otras familias dijeron que los vieron transitar pero no entablaron conversación con los mapuches. Un hombre domiciliado en el barrio Malvinas dijo que espacios de ese tipo deben ser preservados porque son de acceso libre y cada vez quedan menos. Dudó de que Parques tuviera esa intención, porque a su juicio la tendencia es a arancelar todo.

Los ocupantes mapuches mantuvieron un vínculo normal con la gente que eligió esa zona del Mascardi para su asado navideño, pero sí se mostraron hostiles con la prensa.

Uno de ellos le sustrajo el anotador al cronista de este diario, y luego esgrimieron amenazas verbales y también con una honda.

Ayer, en Navidad, los visitantes de la playa bajo control mapuche eran residentes de Bariloche. Foto: Alfredo Leiva

Área concurrida

La playa del Mascardi en ese punto es una de las más atractivas de toda la zona y desde hace años convoca a muchos visitantes. Hasta hace pocos años estaba habilitada para acampar, pero debido al impacto sobre el ambiente Parques Nacionales lo prohibió y desde entonces sólo se permite pasar el día.

Hay en el lugar un muelle en ruinas y también un pequeño edificio con baños públicos, pero desde el año pasado permanece cerrado. Tampoco hay vigilancia de ningún tipo.

Los jóvenes mapuches juntaron y quemaron la basura que había en el lugar y esperan que la gente contribuya a mantenerlo limpio.

Ayer al mediodía había ya en esa franja costera un centelar de vehículos. Algunos llevaban trailers con embarcaciones, ya que no hay en la zona otras bajadas públicas para acceder y navegar el lago.

La comunidad Lafken Winkul Mapu mantiene desde septiembre de 2017 una “recuperación territorial” en plena área de bosque, a la misma altura y del otro lado de la ruta. Parques Nacionales presentó una denuncia por usurpación y en noviembre de ese año la justicia federal ordenó un operativo de desalojo, en el que resultó asesinado Rafael Nahuel, al recibir un disparo de arma de fuego por la espalda.

Por ese crimen hay un juicio en trámite contra efectivos del grupo Albatros, de Prefectura, con el cabo Francisco Pintos. La Justicia ordenó el retiro de las fuerzas de seguridad y la ocupación se consolidó.

Hace algunos días la comunidad informó que había extendido su “control territorial” hasta la ribera lacustre y acusaron al parque nacional Nahuel Huapi y a la Comisión de Fomento de Villa Macardi de haber abandonado el lugar y contribuir a su degradación.


Un diálogo difícil con los periodistas


La comunidad Lafken Winkul Mapu había señalado el último lunes que la decisión de extender su presencia hasta la costa del Mascardi ponía fin “a las intervenciones de insittuciones del Estado, los que solo han demostrado sus intenciones de enriquecerse con nuestro espacio y no cuidarlo como dicen”.

Ayer este diario se dirigió al lugar y buscó conocer más detalles. Uno de los miembros de la lof que había cruzado la ruta para hablar con la gente fue consultado sobre el tema y comenzó a contestar. Pero al ver que trabajador de prensa tomaba nota lo interpretó como una “falta de respeto” y le pidió la hoja.

Luego se presentaron otros compañeros suyos, todos con capuchas, que en medio de insultos y advertencias se llevaron la libreta y se negaron a entablar cualquier diálogo.

Sólo dijeron que este diario los ataca, que responde a las mineras y multinacionales y que no contó la verdad sobre el homicidio de Rafael Nahuel.


Comentarios


La ocupación mapuche en lago Mascardi convive con los turistas