La Oficina de Violencia de Neuquén está en una «situación de emergencia»

Su director asegura que tiene un plantel diezmado. Pidió que se le asigne personal de manera temporaria. El TSJ aún no respondió la solicitud y uno de los vocales dijo que el problema es estructural.





La Oficina de Violencia (OV) del Poder Judicial de la ciudad de Neuquén se encuentra, según el propio director provincial, Juan Pablo Durán, en una “crítica situación de emergencia” debido a que tiene un plantel de abogadas y abogados “diezmado”. Le pidió al Tribunal Superior de Justicia (TSJ) que incorpore personal de manera temporaria. Uno de los vocales, Germán Busamia, se opuso porque consideró que la solución no es reforzar el equipo, sino que es mucho más profunda: “es la forma en qué se aborda a la mujer víctima de violencia que concurre.”

La ley 2785 establece que la función de la OV es atender oportunamente a quienes denuncian violencia, cualquiera sea su modalidad; informar cuáles son los cursos de acción posibles; elaborar un informe psicosocial de la situación de riesgo de los hechos; monitorear las causas judiciales y realizar el seguimiento de las medidas cautelares. Debe garantizar una guardia permanente las 24 horas.

La OV tiene unidades de atención en toda la provincia, y dos sedes en la ciudad para atender a usuarias de todo el conglomerado urbano: una en el centro (Leloir 881) y otra en el oeste (Fortín Confluencia 4250). El grueso de lo que ingresa son casos de violencia de género en el ámbito doméstico, que en cuarentena, se han incrementado. Solo en el primer mes del aislamiento obligatorio crecieron un 34.93% las denuncias en la capital.

Durán solicitó al TSJ que se habilite un concurso de operador jurídico, que fue suspendido por la pandemia y que se hace imperioso debido a “las numerosas bajas” a raíz de  “licencias médicas por largo tratamiento que se registran y sin la posibilidad de reincorporación a planta por parte de la mayoría de ellas, en razón de ser la base del padecimiento del estrés laboral la materia de violencia doméstica y de género que se trata en su organismo, agravando el cuadro de situación.”

Así está relatado en el acuerdo del tribunal que fue publicado el 24 de junio. Pidió que hasta tanto se reanude el concurso se disponga la contratación de cuatro operadores bajo la modalidad de empleo temporario.

Consultado por RIO NEGRO, el director afirmó: “traigo un problema que no es de la cuarentena, sino que se agravó. Nosotros tenemos horario extendido y guardia permanente, más el hecho de que durante las ferias nosotros no podemos dejar equipos reducidos, como dejan los juzgados”. Durán señaló que además de las funciones propias de la OV, el personal tiene a cargo el despacho especializado de Familia.

“Hoy los cuatro juzgados de Familia de Neuquén tienen en trámite 2.500 expedientes de violencia, ¿quién crees que lleva adelante todo el proceso desde la admisión, el seguimiento y control de esos 2.500 expedientes? El juzgado de Familia, no, lo lleva la Oficina de Violencia aparte de las funciones específicas. De 20 funcionarias que tendría que tener, tengo 15 que encima no puedo darles vacaciones, ni licencia. Las funcionarias están trabajando entre 10 y 12 horas por día, de manera presencial, y desde sus casas”, aseguró.

El 1 de julio prácticamente todo el funcionariado del fuero de Familia resolvió no atender más el teléfono de guardia de la OV, de 14 a 8 de la mañana. En una nota dirigida al presidente del TSJ, Oscar Massei, manifestaron que desde el año pasado sostienen un reclamo porque entienden que esa es una función que no está regulada, por la que no reciben ningún tipo de remuneración, y que está siendo prestada por personas que no trabajan la temática.

Pese a que Massei los exhortó a hacerlo por decreto, bajo apercibimiento de que podrían ser sancionados, Durán respondió que presentaron un recurso, no cumplen ese rol, y que ahora la guardia la atiende por completo su personal.

Esta situación, dijo el director, no compromete por ahora el servicio y remarcó: “hay un problema de capacidad del fuero de Familia para llevar a cabo un tipo de proceso, y una cantidad de procesos que hoy es inabarcable y que lo está llevando la Oficina de Violencia.”

El acceso a la justicia en estos casos, y en contexto de pandemia en particular, es mucho más dificultoso: no se trata solo de salir del hogar, algo que para quienes quieren/pueden denunciar está permitido, sino de contar por ejemplo con ingresos económicos para comunicarse por teléfono o asistir a una sede judicial si es necesario, gestionar el cuidado si hay niños, niñas a cargo, contar con la orientación jurídica adecuada y tener acompañamiento terapéutico y/o afectivo durante todo el proceso.

En el acuerdo del tribunal en el que se trató el tema, Busamia planteó que es un problema estructural, y propuso que en el más corto plazo posible –una planificación a realizarse en no más de una semana- se plantee ajustes organizacionales.

“Me parece que el servicio de la Oficina de Violencia no es un tema de funcionarios, es un tema de circuito, de proceso de trabajo. Es la forma en que se aborda a la mujer víctima de violencia que concurre a la oficina: la primera entrevista con el operador jurídico, luego tiene que sacar una entrevista con las operadoras del equipo interdisciplinario, que no desean hacer el informe en forma conjunta, esto hace que se incremente el trabajo de la oficina”, explicó Busamia.

Y agregó: “Las profesionales en psicología y en trabajo social se niegan a trabajar en conjunto en la sede de calle Leloir, entonces generan que la mujer tenga que venir dos veces, en dos fechas distintas, a ser entrevistada sobre la misma temática que la aflige, entonces también todo está desbordado. Yo estoy convencido de que no es una cuestión que se resuelve incorporando gente, que además los incorporas de forma transitoria a un ambiente de trabajo que es probable que le provoque lo mismo que le provoca a los funcionarios que están trabajando”.

El resto de los vocales no expresó su opinión en ese acuerdo, y cuando está a punto de cumplirse un mes del pedido, no hay novedades de cómo se intervendrá en esta urgencia.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La Oficina de Violencia de Neuquén está en una «situación de emergencia»