Volvé a mirar la conmovedora historia del Maruchito

La coproducción del IUPA y Río Negro que incluye una web serie, un documental y un informe especial sobre el santo de los caminos de la estepa patagónica fue seleccionada por el Finnof 2020 (Festival Internacional de Nuevas Narrativas de No Ficción) entre los cuatro proyectos de la categoría transmedia.




El santuario del Maruchito, el niño que murió por querer tocar la guitarra hace 100 años, esta en la ruta provincial 74, a 10 km de Aguada Guzmán, Río Negro, plena estepa patagónica.

El santuario del Maruchito, el niño que murió por querer tocar la guitarra hace 100 años, esta en la ruta provincial 74, a 10 km de Aguada Guzmán, Río Negro, plena estepa patagónica.

La pasión del Maruchito, una coproducción del IUPA y Río Negro que aborda el mito de este santo popular de la estepa patagónica,  fue seleccionada por el Finnof (Festival Internacional de Nuevas Narrativas de No Ficción) entre los cuatro proyectos que competirán en la categoría transmedia. La entrega de premios se hará el 24 de abril desde Rosario (Santa Fe) y se podrá seguir por streaming. Acá podés mirár los cinco capítulos de la web serie, el documental y el informe especial.

El trabajo, en línea con las innovadoras propuestas del festival, incluyó una web serie de cinco capítulos y un documental generados por el Instituto Universitario Patagónico de las Artes a los que se sumaron entrevistas y artículos del diario.

Parte del equipo del IUPA durante el rodaje.

Ambos equipos, fusionados, alumbraron luego el especial transmedia (la técnica de contar historias a través de diversas plataformas y soportes con la participación de la audiencia) que insumió el aporte de más de 70 personas para el rodaje y los reportajes en parajes, pueblos y ciudades de la región. Comparte la nominación con estos tres proyectos: La Guarida del tigre (Argentina), Disecciones sobre planos (México) y Delfo, huelllas de un pueblo (Argentina).

Uno de los afiches de la web serie. Gonzalo Bivanco encarnó a Pedro Farías en la web serie que dirigió Federico Laffitte y protagonizó el cantante y compositor Jonathan Ceballes.

La coproducción se basa en la historia de Pedro Farías, el niño que murió de dos puñaladas por querer tocar la guitarra en un campamento de troperos que llevaban mercaderías entre los pueblos de la estepa patagónica en las primeras décadas del siglo XX.

El rodaje de la web serie.

Por entonces, se conocía como maruchos a los peoncitos rurales a cargo de juntar leña, prender el fuego y dar agua a las mulas y caballos cuando los mercaderes decidían hacer noche, entre otras tareas.

La ermita donde descansan los restos de Pedro Farías. Sus devotos se desvían 50 metros de la ruta para saludarlo y pedir su proteccipin en los caminos.

El tiempo convirtió a esta tragedia en una historia de amor y fe: quienes pasan por el santuario levantado a la vera de la ruta provincial 74 donde descansan sus restos lo saludan y piden su protección en los caminos. Y cada año hay una procesión hasta la ermita por aquella huella que ahora es ruta pero sigue siendo de tierra.

El momento más emotivo del homenaje a 100 años de la muerte del maruchito: músicos, profesiores y estudiantes alzan sus guitarras.

Allí, en Barda Colorada, a 10 km de Aguada Guzmán, el 19 de octubre se celebró la última, a 100 años de su muerte y nacimiento del mito. Fue una verdadera fiesta popular con unos dos mil asistentes y más de 300 artistas y alumnos de las Escuelas de Arte del IUPA de toda la provincia en escena, que en el momento culminante alzaron sus guitarras como símbolo de que el sueño del Maruchito sigue vivo.

Jonathan Ceballes: "Un honor incalculable"

Jonathan Ceballes se formó en el IUPA y fue el protagonista de la web serie. “No por actor, claro, sino por cantante, por tocar la guitarra y por conocer nuestra cultura rionegrina. Fui uno más del equipo y creo que este reconocimiento lo merecen todos los que llevaron adelante esta producción desde el IUPA. Si en lo personal haber sido parte ya era un honor incalculable, imaginate ahora que la web serie es elegida entre las cuatro mejores en un festival internacional”.

Jonathan Ceballes en el santuario, durante el rodaje.

Reconocimiento es la palabra que vuelve a utilizar para describir la devolución de los pobladores de Aguada Guzmán, Cerro Policía y de toda la zona con La pasión del Maruchito. “Sintieron que estábamos contando la historia de su santo, que esa historia tenía que ser conocida en el mundo”. A él lo llamaron de radios de todo el país luego de que lo entrevistara Claudio Juárez, el embajador cultural de Cosquín, para su programa Desde adentro...folklore. “Todos me pedían que contara la historia de aquel chico que debió trabajar en su infancia y que soñaba tocar la guitarra… y no pudo”.      


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


Volvé a mirar la conmovedora historia del Maruchito