La puerta principal marca el estilo de la vivienda

Un artículo de diseño que es la imagen del ingreso a una casa y debe prestar seguridad, estanqueidad y ser agradable a la vista. Materiales disponibles en el mercado.





El diseño del frente de una vivienda o de un edificio posee un elemento fundamental de cuya característica depende en buena medida el impacto final que se pretenda lograr para los dueños de casa y las eventuales visitas: la puerta de entrada principal.

Más allá del diseño, esta abertura es fundamental por varias cuestiones entre las que se cuentan la seguridad y su estanqueidad como barrera para el ingreso de aire o tierra desde el exterior, sobre todo en esta zona donde no es raro tener que soportar varias jornadas ventosas en las que abunda el polvo suspendido en el aire. En base a las cuestiones apuntadas es que la puerta principal de ingreso a un inmueble no puede ser un artículo elegido al azar y sin tener en cuenta los puntos anteriores.

En la elección de una puerta hay cuestiones menores a resolver, como por ejemplo que el sistema de apertura sea hacia la derecha o hacia la izquierda de acuerdo a las posibilidades que ofrezca la construcción.

Pero luego hay que entrar en detalles de mayor relevancia, entre ellos el material de confección de la abertura.

Hoy se fabrican con materiales que permiten agregar diseño.

Tanto en madera, aluminio o acero se pueden lograr buenas aislaciones térmicas que se traducirán en facturas de energía menos abultadas a fin de mes.

En este sentido, las puertas de madera brindarán mayor calidez pero como contrapartida pueden llegar a necesitar una mayor atención del usuario en lo que se refiere al mantenimiento.

También es posible que una puerta de madera que se haya descuidado a lo largo de los años comience a tener problemas para su apertura, provocando roces en el marco o en el piso de la vivienda.

Otro material de confección es el aluminio. Este concentra virtudes tales como la practicidad de su económico mantenimiento, su inalterabilidad a los agentes externos y la precisión de sus perfiles para lograr un diseño elegante que difícilmente pase de moda.

Por último el acero, que combinado con materiales modernos como el poliuretano que logran proveer del aislamiento térmico y acústico necesario sin perder la fortaleza y seguridad que puede brindar una abertura de esta naturaleza.

Madera, un producto noble pero que requiere mantenimiento regular.

Cabe recordar una vez más que una adecuada protección de la puerta prolonga su vida útil y preserva sus prestaciones. Aqué aspectos hay que prestar atención entonces:

• Lubricación de sus herrajes al menos dos veces al año.
• Revisión del estado de los burletes de manera periódica.
• La renovación de lustre en puertas de madera o de pintura en aquellas de acero dependerá de manera directa del grado de exposición que tenga la abertura a los agentes climáticos que deba soportar.
• Reparar inmediatamente las fisuras que pudieran aparecer entre la pared de empotrado y la abertura.


Temas

Puertas

Comentarios


La puerta principal marca el estilo de la vivienda