La reforma impositiva en Río Negro posterga la presentación del Presupuesto 2018

En los primeros nueve meses de este año, los gastos crecieron a una tasa por debajo de los ingresos. Pese a ello, el déficit complica las cuentas públicas.

La nueva reforma tributaria que presentó el gobierno nacional tendrá impacto directo sobre las cuentas públicas rionegrinas a partir del 2018.

Este escenario puso un nuevo punto muerto a la elaboración del proyecto del presupuesto para el próximo año que prometen presentarlo con algo de retraso, ante la Legislatura provincial, para antes del cierre del mes en curso. “No tenemos en claro los efectos finales de todas estas medidas anunciadas. Estamos estudiando cómo pueden impactar dentro de los recursos que proyectamos para el 2018”, confió un funcionario allegado al flamante ministro de Economía, Agustín Domingo, al ser consultado por el tema. La fuente aseguró que “el primer presupuesto que salga para la Legislatura será de transición y se irá ajustando en la medida que se acuerden los cambios impositivos que impulsa Nación”.

La semana pasada se conocieron los números fiscales de septiembre, con lo que se completó el panorama para los primeros tres trimestres del año para la provincia.

A primera vista el resultado fue bueno porque el gasto público acumulado en el año creció menos de lo que lo hicieron los ingresos y además la meta del déficit que se había fijado para el periodo muestra un buen grado de cumplimiento (ver infogramas adjuntos). Sin embargo, los gastos siguen creciendo por encima de la inflación y el rojo fiscal para se acrecienta por el elevado nivel de gasto que tiene el Estado. Datos que preocupan a la nueva gestión que al frente de las cuentas rionegrinas.

El gobernador Weretilneck evaluará con otros mandatarios provinciales cómo seguir las conversaciones ante Nación y tratar de consensuar criterios para abordar las reformas de Nación que en poco tiempo más llegarán al Congreso Nacional.

Con las tendencias que muestran las estadísticas presupuestarias en estos primeros nueve meses del año, queda claro que a la administración Weretilneck le cuesta bajar el déficit fiscal estructural que arrastra la provincia.

La deuda pública es otro de los puntos a corregir. Continuar con este nivel de toma de pasivos para sostener gasto público es un esquema inviable en el tiempo. Los datos oficiales señalan en este sentido que el endeudamiento e incremento de nuevos pasivos alcanzó en estos primeros nueve meses del año los 6.700 millones de pesos, cifra que casi duplica esta misma partida consolidada para el mismo período del año anterior.

Todavía, por un mercado no favorable, no hay decisión de colocar los 1.200 millones de los bonos remanentes, a tres años, que daría mayor tiempo a la deuda de las letras, de corto vencimiento.

En otro andarivel, la posibilidad de colocar antes de fin de año la primera etapa de los bonos del plan Castello por 300 millones de dólares, destinado a infraestructura, tendría también su liberación de fondos actualmente afectados a obras.

Archivo

Dato clave

Impuestos con

modificaciones

Ingresos Brutos. Nación solicitará que la alícuota baje progresivamente en los próximos años.

Sellos. Presentarán ante las provincias su eliminación en el próximo quinquenio. Se equipararía con la suba del Inmobiliario.

Coparticipación. Se espera una caída, producto de las desgravaciones a Ganancias que se prevé para las empresas.

Datos

$ 36.000
son los millones proyectados como gastos totales en el presupuesto para todo 2017.

Comentarios


La reforma impositiva en Río Negro posterga la presentación del Presupuesto 2018