Selección Argentina, de mayor a menor y un empate con gusto a poco

La Albiceleste se quedó en el cierre y los de Reinaldo Rueda igualaron con un gol de Borja sobre la hora. Fue 2-2 por la octava fecha de las Eliminatorias.

La Selección Argentina tenía la necesidad de reparar la híbrida presentación ante Chile (1-1) del jueves pasado. Debía redefinir el rumbo, refrescar la idea de juego y certificar el concepto de equipo más allá de los nombres. Esas fueron algunas de las premisas con que Argentina llegó a la calurosa Barranquilla para enfrentar a Colombia. Le salió a medias.

Un sabor demasiado agridulce le quedó al seleccionado, a quien se le escapó la victoria en la última jugada. El empate 2-2 logrado por los colombianos se dimensiona no sólo por el momento del partido en que se concretó, sino porque Argentina lo ganaba 2-0 de entrada aunque las lesiones inoportunas, sumado a la poca respuesta de los reemplazos, le costó la victoria.

Al equipo dirigido por Lionel Scaloni, la tempranera ventaja lo ayudó a simplificar un duelo a priori complicado. En el debut de Reinaldo Rueda, Colombia había goleado a Perú de visitante, y de local tenía como aliado al calor de Barranquilla, que en su estadio Metropolitano contó con diez mil hinchas por primera vez en la pandemia.

Argentina golpeó rápido, como nunca en la eliminatoria actuando fuera de casa. Cristian Romero, el mejor jugador albiceleste ante Chile, extendió su buen momento al meter un cabezazo inatajable tras un centro de Rodrigo De Paul para adelantar a la selección en apenas 2’.

Con Colombia aún conmocionada por la tempranera desventaja, la Albiceleste metió una nueva estocada, casi fatal. Leandro Paredes limpió a pura gambeta una jugada sucia en el área rival y con un zurdazo cruzado venció a Ospina para el 2-0.

Los goles acomodaron el partido para la Argentina, a quien el ataque le fluyó mucho más con la ventaja. Tuvo lapsos de dominio absoluto del balón, con toques de primera que por momentos frustraron a los jugadores colombianos , que apelaron a algunas situaciones violentas.
Una de ellas dejó fuera de acción a Emiliano Martínez, que en un centro recibió un golpe de Yerry Mina que lo sacó del partido.

Mientras, Reinaldo Rueda dio marcha atrás en su decisión inicial: sacó a Lerma y mandó a la cancha a Luis Muriel, el goleador del Atalanta.


El zapalino Marcos Acuña, titular anoche, fue salida constante para el seleccionado, pero a la vez sufrió bastante con Juan Cuadrado. Si bien la tónica del partido no cambió hasta después del descanso, en el ingreso de Muriel sería clave para lo que vendría después.

El DT cafetero metió tres cambios juntos para jugar el ST: ingresaron Cardona, Barrios y Borja y casi de entrada llegó al descuento a través de un penal de Muriel, luego de que Otamendi le metiera un codazo a Uribe en el área.

Argentina tuvo el tercero dos veces en los pies de Messi, pero como Bravo ante Chile, esta vez fue Ospina quien no lo dejó festejar.
El cansancio y el calor comenzaron a hacer su parte, Argentina fue perdiendo piernas y lo peor fue que los que entraron no brindaron soluciones. Al contrario.

Pezzela perdió demasiado seguido contra Muriel y Foyth, que tras el flojo partido contra Chile, en la última jugada de la noche quiso salir jugando, y no sólo perdió el balón, sino que en el retroceso no llegó a tiempo a la marca de Borja que con un cabezazo igualó de manera agónica para Colombia, con la complicidad de Marchesín.

Argentina mejoró respecto al jueves pero la recuperación no pudo ser completa. Le falta maduración al equipo, aunque este ciclo de Scaloni que lleva 27 partidos, ya debería tener cierto oficio para resolver urgencias de último momento.


Comentarios


Selección Argentina, de mayor a menor y un empate con gusto a poco