La transferencia de residuos en San Martín ahora se hace en Balsa Vieja

Antes se hacía la operatoria en un terreno del  Ejército. El nuevo predio de transferencia está a 90 kilómetros de la ciudad.



En Balsa Vieja se inició la transferencia de los residuos desde los camiones a las bateas. Foto: Gentileza

En Balsa Vieja se inició la transferencia de los residuos desde los camiones a las bateas. Foto: Gentileza

Desde hoy comenzó a funcionar en San Martín de los Andes la planta de transferencia transitoria en la zona de Balsa Vieja, en un predio a 90 kilómetros de la ciudad. Desde el bloque de Unidad Ciudadana  manifestaron que elegir un lugar a esa distancia  es “no entender el concepto mismo de transferencia”.

Esta mañana, en el predio de Balsa Vieja se inició el paso de los residuos sólidos urbanos desde los camiones a las bateas.

Con esta decisión se amplió el trayecto que realizan los camiones recolectores,  y se acortó el que hacen las bateas. Ambos recorridos del transporte de los residuos los costea el municipio. El vertedero regional de Alicurá se localiza a 150 kilómetros de la ciudad.   

Desde el municipio destacaron que tanto la operación en el predio de Alicurá y en la planta  transitoria, se hace cargo la provincia,  por lo que no tiene costo para la ciudad. Es por un  “Convenio Marco de Colaboración” entre la Provincia y el Municipio.

“San Martín de los Andes sería la única ciudad en el país (y posiblemente del mundo) en llevar sus residuos a 90 kilómetros de su centro para luego transferirlos y hacer apenas otros 60 kilómetros para la disposición final”, repudiaron desde Unidad Ciudadana.

Desde el bloque exponen que según datos nacionales, la mayoría de los municipios que cuentan con instalaciones de este tipo, se ubican en promedio a 8,5 kilómetros el centro de las ciudades servidas y a 3,5 kilómetros del límite de las zonas urbanas.

En un comunicado los concejales señalan que “la transferencia se torna más económicamente viable cuanto más se incrementa la distancia entre el generador de residuos y el lugar de su disposición final”,  por el contrario de lo que se realiza desde hoy en la ciudad cordillerana.  

Desde el ejecutivo se explicó que las alternativas que se dieron más cercanas a la ciudad no pudieron prosperar por las disposiciones de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC),  que indican que dentro de un radio de 15 kilómetros al aeropuerto no puede haber un basurero, salvo excepciones.  Esta prohibición es sobre todo para evitar la presencia de aves.

Antes, la operación de transferencia se realizaba en un predio cedido temporalmente  por el Ejército, en el Regimiento de Caballería de Montaña 4.

En paralelo, se buscará avanzar en la licitación de la Planta de Transferencia Definitiva, todavía sin un lugar definido. El  proceso de llamado a Licitación Pública para la construcción de esta planta  ya se encuentra en el Concejo Deliberante a la espera de su tratamiento.


Comentarios


La transferencia de residuos en San Martín ahora se hace en Balsa Vieja