La zafra lanera llega con viento a favor y carga de optimismo a la Región Sur

Están dadas las condiciones para conseguir lana de calidad y buenos precios. La esquila ya está en marcha.



El inicio de una nueva zafra lanera genera optimismo en el sector ganadero rionegrino. Las primeras esquilas de la zafra 2019/20 hacen presumir otro año “bueno” para los ganaderos.

Esta situación tiene un impacto grande en la Región Sur rionegrina, zona que concentra la mayor cantidad de cabezas y donde la ganadería ovina es la actividad productiva por excelencia.

Casi como una postal que refleja lo ocurrido durante los últimos dos años, varios parámetros vuelven a alinearse incrementando las expectativas en productores, organismos estatales y la industria: el factor climático, un trabajo coordinado en pos del mejoramiento productivo, el incremento del stock y un mercado mundial lanero que da muestras importantes de recuperación luego de una abrupta caída entre diciembre 2018 y agosto de este año.

Las esquilas pre parto comenzaron a principios del mes pasado en el este rionegrino y, a medida que avanzan los días y mejora el clima, se extienden hacia la cordillera. Las últimas, las post parto que cerrarán la zafra, tendrán lugar entre diciembre y comienzo de enero. Pero las primeras lanas muestran buena calidad y mayor volumen. Se ven muy firmes, con gran desarrollo y limpias. Además, en muchos casos, las ovejas han producido más de 4 kilos de lana de promedio.

En general, los primeros ocho meses de este 2019 han sido buenos en materia climática. Se han registrado lluvias y nevadas que aseguran, en gran parte de la Región Sur rionegrina, agua y forraje suficiente para las majadas. De todos modos, los campesinos esperan más lluvias.

(Fotos: José Mellado)


Si bien aún no están disponibles los datos del último censo agropecuario, se estima un incremento del stock ovino. En los últimos años las majadas muestran signos de recuperación luego de lo que significó la crisis provocada por los nocivos efectos de la ceniza volcánica. Entre el 2011 y 2014 murieron cerca del 60% de las ovejas, situación que redujo, de 1,7 millones a 700.000, la cantidad de cabezas. Actualmente este número esta cerca de duplicarse.

Por otro lado, desde los primeros días de este mes, el mercado internacional lanero experimenta una importante recuperación. Entre diciembre de 2018 y julio de este año, los valores de la lana habían caído cerca un 40% y en las últimas dos semanas la recuperaron alcanzó el 15%. La denominada “guerra comercial” entre Estados Unidos y China impactó negativamente en prácticamente todos los mercados y la lana no estuvo ajena a esto. Además, el dólar australiano sufrió una depreciación, situación que también influyó en el precio de la fibra.

(Fotos: José Mellado)


La zafra recién está empezando y tanto los productores como los organismos oficiales, se muestran optimistas. Estiman que, como ocurre siempre, a medida que avance y la demanda de lana se incremente, los valores también aumentarán. “La zafra ha comenzó muy bien. Las lanas están buenas y el mercado en alza. Tenemos muchas expectativas. El año pasado certificamos más de 3,9 millones de kilos de lana. Creemos que esta zafra vamos a certificar unos 4,5 millones”, señaló el técnico coordinador del Prolana Río Negro, Juan Bustamante.

El hombre destacó el trabajo coordinado que vienen realizando distintos organismos vinculados al sector para lograr la mejora que refleja la producción ovina. “El productor ha ido mejorando la calidad de sus majadas con la incorporación de genética, y en la medida que ha podido, también ha mejorado sus instalaciones. Y desde los organismos hemos acompañado con capacitaciones, control de la sanidad, apoyo en la comercialización… es un conjunto de acciones en las que intervienen varios actores y que, sumado al clima, hoy nos permiten pensar en otro año muy positivo para el sector” añadió.


Crece el stock ovino, pero el zorro es un problema grande


Si bien aún no hay datos oficiales que lo confirmen fehacientemente, el stock ovino continúa recuperándose. Esta realidad se ve reflejada en zonas de mesetas, sierras y cordillera, donde los campesinos han incrementado sus majadas ayudados por los programas de repoblamiento y la retención de cabezas.

También en los pequeños valles irrigados de la Región Sur y en chacras del Valle Medio e Inferior de la provincia donde han incorporado ganado lanar para diversificar la producción.

Pero, en la zona de monte, ubicada entre Los Menucos y la costa Atlántica, las cantidad de cabezas ha disminuido. El gran perjuicio causado por los depredadores, como el zorro y el puma, han diezmando considerablemente las majadas y no se pueden controlar.


Algunos productores se han quedado sin ovejas y otros han tenido que volcarse forzosamente a la producción bovina.

“El zorro, pero sobre todo el puma, está haciendo mucho daño. Es zona complicada por la plaga”, admite la ingeniera agrónoma Miriam López, quien trabaja como técnica del Programa Ganadero del Ente de Desarrollo para la Región Sur, en la zona de Valcheta, y asesora la Cooperativa Agrícola Ganadera La Amistad.

La mujer resalto el empeño de los productores para combatir a los depredadores y admitió que este año los animales presentan un buen estado corporal, producto del cuidado y de una buena alimentación. Eso ha permitido que produzcan más lana y de buena calidad.


“La lana está muy firme, con buen largo de mecha, buena resistencia a la tracción… está limpia… Además algunos animales produjeron cerca de 4,5 kilos. Desde este punto de vista, la zafra se vislumbra como positiva. El productor tiene muchas expectativas” agregó la profesional. En la zona de Valcheta, las esquilas pre parto comenzaron a principios de agosto.

Está en marcha la temporada lanera y tal como se presenta, el pronóstico es alentador. Los productores esperan que a la par de la mejor calidad lleguen precios superiores a los registrados el año pasado.


Comentarios


La zafra lanera llega con viento a favor y carga de optimismo a la Región Sur