Las denuncias que motivaron el aislamiento de la PSA en Bariloche

Empleados de la fuerza federal denunciaron que muchos compañeros tenían síntomas compatibles con coronavirus pero les exigían concurrir a trabajar. Autoridades de la PSA acataron la medida aunque la consideraron como "inconsulta y extemporánea".



El aeropuerto internacional Teniente Luis Candelaria paralizó su obra de ampliación y está vacío por la falta de vuelos. Archivo

El aeropuerto internacional Teniente Luis Candelaria paralizó su obra de ampliación y está vacío por la falta de vuelos. Archivo

Con la confirmación de los primeros casos de coronavirus en Bariloche vinculados a integrantes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), el ministro de Salud de Río Negro, Fabián Zgaib, y el director del hospital Ramón Carrillo, Leonardo Gil, dispusieron el aislamiento preventivo de la fuerza en el marco de la emergencia sanitaria por coronavirus. Se trata de 120 agentes.

La decisión se tomó a pocas horas de confirmados los cinco primeros casos de coronavirus en la ciudad de Bariloche. El viernes se conoció el primer resultado positivo, el sábado se confirmaron otros tres y anoche, el último.

Las fuentes difieren. Fuentes provinciales indican que tres pacientes son integrantes de la fuerza; el restante sería la pareja de uno de ellos. Dos pacientes con coronavirus permanecen internados en el hospital Ramón Carrillo y los otros dos en un centro asistencial privado.

Bariloche tiene otros 11 casos sospechosos en este momento (en las últimas horas se agregaron dos más) pero se desconoce qué porcentaje corresponde a la PSA.

El aislamiento preventivo de la PSA se definió ayer a partir de una gran cantidad de denuncias cruzadas entre los mismos empleados respecto a compañeros con síntomas compatibles al coronavirus y la orden de continuar trabajando.

La cuarentena se llevará a cabo en el domicilio de cada agente.

“Tenemos varios casos de compañeros internados con síntomas pero la orden es que sigamos yendo a trabajar como si nada hubiera pasado. Pedimos que nos aíslen en nuestra casa”, denunció uno de los empleados de la fuerza.

“Estuvimos en contacto con casos positivos –añadió- y no hacen nada. ¿Por miedo? Puedo estar contagiado y me obligan a ir a trabajar”.

No fue la única denuncia. Por eso, se dispuso el aislamiento preventivo de la fuerza para evitar una propagación de casos. A medida que pasen los días, informaron fuentes provinciales, se irá evaluando la situación de cada integrante de la PSA para que regresen a los controles de la cuarentena obligatoria junto a las otras fuerzas de seguridad.

En las últimas semanas, la PSA coordinó el operativo de retorno de muchos turistas a otros puntos del país en el aeropuerto internacional de Bariloche. 

En relación a la medida de aislamiento, autoridades de esa fuerza de seguridad manifestaron su malestar. La calificaron como "una medida inconsulta" pero aseguraron que acatarán la decisión.

En relación al aeropuerto de Bariloche, informaron, está operativo aunque funciona con una guardia mínima compuesta por cuatro jefes de la PSA que no tienen síntomas. Agentes de la Policía Federal colaboran con el control del ingreso. En las próximas horas podrían enviar empleados de otras jurisdicciones.


Comentarios


Las denuncias que motivaron el aislamiento de la PSA en Bariloche