Las dificultades cotidianas que afrontan quienes sufren celiaquía

Alimentarse les cuesta muy caro. Dicen que las mutuales los acompañan poco y nada y adonde van llevan una vianda que les asegura que comen lo apto.



1
#

Productos sin TACC se encuentran en supermercados y dietéticas, pero los precios son más altos que los comunes.(Foto: César Izza )

2
#

3
#

Los celíacos deben consumir alimentos libres de TACC.

4
#

“No sabía qué hacer, mi bebé se me estaba muriendo. No toleraba nada, ni los lácteos ni los demás alimentos. Un buen día la llevé a una pediatra, para mí era una consulta más, ya habían visto ya ocho médicos. La miró y me dijo: señora, su hijita es celíaca. No supe si eso era bueno o malo, no lo conocía”. Quien habla es Elisa Enrique (59), la mamá de Micaela. Hoy su hija tiene 19 años, pero al momento del diagnóstico apenas dos. “Ni se paraba, estaba deshidratada y ya no sabía qué hacer para sacarla de ese malestar. En el ´98 le confirmaron esa enfermedad y empezó una lucha de años”..

Se estima que ese diagnóstico se repite en uno de cada cien argentinos, según lo indican las estadísticas. Es la enfermedad intestinal crónica más frecuente, tanto que hoy se celebra el Día Mundial de la Celiaquía para sensibilizar a la sociedad y difundir información sobre una patología cada vez más común pero no por eso simple en el día a día.

En Neuquén se estima que hay 5.000 personas con celiaquía.

La bioquímica Lina Rosales, del servicio de laboratorio del hospital Castro Rendón de Neuquén, y referente del programa nacional de detección y control de enfermedad celíaca explicó que los síntomas, en la forma típica, son diarrea, distensión abdominal, pérdida de peso, vómitos. Estos se presentan de manera más frecuente en niños. Las atípicas, con prevalencia en adultos, pueden expresarse a través de anemia, osteoporosis, dermatitis, pérdida de cabello, piel seca.

Qué hacer

Lo primero que debe hacer una persona con síntomas es un análisis de sangre para confirmar o descartar la sospecha. Si da positivo es necesario derivarlo a un gastroenterólogo para que se le practique la biopsia de intestino delgado. Rosales precisó que en 2015 hubo 85 muestras positivas de unas 3.500 que se realizaron en el hospital. “La serología concuerda en un 99% con la biopsia”, aclaró.

La sintomatología se revierte con una dieta estricta de alimentos libres de gluten que deberá mantenerse de por vida.

En Neuquén se creó en 2012 el Grupo Interdisciplinario de Atención al Paciente Celíaco de Neuquén (Giapacen) que cuenta con la participación de especialistas de los Ministerios de Salud y Desarrollo Social, de Educación, área Deporte e Instituto de Seguridad Social del Neuquén.

La bioquímica destacó que si bien los supermercados tienen una góndola de alimentos libres de gluten, la variedad es escasa: “estamos hablando siempre de fideos secos, galletitas y harinas. Las opciones deberían ser mucho más variadas. El déficit afecta la vida personal de los celíacos, las pocas opciones en los lugares de comida, como puede ser un restaurante o un paseo de comidas.”

Karina Villarruel, de Roca recién supo a los 36 años que tenía la enfermedad.

Síntomas en la infancia y la adolescencia

Infancia: vómitos, diarrea, nauseas, retraso de crecimiento, anemia, formación de hematomas.

Adolescencia: anemia, dolor abdominal, estreñimiento, retraso puberal, menarca tardía.

Alejandra, mamá de Renata (foto), la nena cipoleña de 9 años que sufre celiaquía.

Bajo la lupa

Qué es la celiaquía

Es una enfermedad que produce inflamación y daño al revestimiento del intestino delgado, lo que impide la absorción de componentes saludables de los alimentos.

El daño se debe a una reacción por ingerir proteínas que se encuentran en el gluten de harinas como el trigo, avena, cebada y centeno (TACC).

El revestimiento del intestino está cubierto por vellosidades que ayudan a absorber los nutrientes. Cuando consumen alimentos o usan productos que contienen gluten, su sistema inmunitario reacciona causando daño a estas vellosidades.

No tiene cura, pero un tratamiento nutricional puede contribuir a que los síntomas desaparezcan. La oferta local proviene de fábricas con sede en Córdoba y Buenos Aires.

Datos

“Primero pensaban que era gastroenteritis, después me sacaron la apéndice sin tener apendicitis, pero nada me calmaba”.
“Gasto unos $ 1.000 o más por mes sólo para ella en harina y otros productos. Las barritas de cereal, las galletitas, el alfajor salen caros”.

Comentarios


Las dificultades cotidianas que afrontan quienes sufren celiaquía