Las galaxias son más complejas de lo que se creía

El telescopio Hubble llegó al corazón de las formaciones.



Washington, Estados Unidos (EFE).- El telescopio espacial Hubble ha revelado que las galaxias que forman el Universo son aún más complejas de lo que se creía y que se funden, colapsan y colisionan, en un proceso que arrastra a millones de estrellas.

Casi 75 años después de que el astrónomo estadounidense Edwin Hubble enunciara sus teorías sobre la astronomía galáctica, el observatorio espacial que lleva su nombre ha desbaratado la clasificación que hizo de galaxias espirales y elípticas.

La NASA, la agencia espacial estadounidense, presentó ayer en Washington las últimas observaciones efectuadas por un grupo de científicos con el potente telescopio.

Si a principios del verano el Hubble cifró en unos 12.000 millones de años la edad del Universo y ratificó las teorías sobre su continua expansión, ahora ha llegado hasta el corazón de cientos de galaxias.

“Es sorprendente comprobar que algunos de los abultamientos centrales que hemos estudiado son tan viejos como las más viejas de las galaxias conocidas”, declaró el astrónomo Reynier Peletier, de la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido, que ha dirigido la investigación. En las imágenes tomadas por el telescopio, los abultamientos parecen la amarillenta yema de un huevo frito, cuya clara sería el disco exterior, blanquecino y luminoso de la galaxia.

Gracias al Hubble, los astrónomos han podido asomarse al corazón de dos centenares de galaxias, distantes más de 100 millones de años luz de la Tierra y han descubierto que las diferencias entre ellas son abrumadoras.

Si hasta ahora se creía que las galaxias espirales y las elípticas se habían formado en diferentes períodos, el Hubble ha descubierto que los abultamientos centrales que se aprecian en las espirales se formaron al mismo tiempo que los cúmulos de estrellas del centro de las elípticas.

Los resultados de las observaciones han sido posibles gracias a las cámaras de infrarrojo del telescopio y al espectrómetro multiobjetivo (NICMOS) que lleva incorporado el Hubble.

Donald Figer, uno de los astrónomos del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial, que trabaja en Baltimore, explicó a EFE que la Vía Láctea ocupa un lugar intermedio entre las galaxias estudiadas, en cuanto a edad y comportamiento.

Hasta ahora, la Vía Láctea era considerada una galaxia de tipo espiral, pero Figer indicó que también tiene características propias de las galaxias elípticas.

“Tiene en su interior un gran abultamiento, bien conocido, pero también una región muy activa de estrellas en formación, lo que hace que esté a caballo entre ambas clasificaciones”, indicó.

El Universo está formado por miles de millones de galaxias, sistemas de estrellas y materia interestelar, en cuyo interior puede llegar a reunirse hasta un trillón de estrellas.

En la Vía Láctea hay grandes nubes de gas interestelar y partículas de polvo a las que se conoce como nebulosas.

Rosemary Wise, profesora de Física y Astronomía en la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, en Maryland, que participa en el proyecto de investigación galáctica, ha señalado que todas las galaxias poseen, en su abultamiento central o en su disco exterior, “una gran población de estrellas viejas”.

Los motivos por los cuales las estrellas permanecen unidas dentro de una galaxia, y los que las hacen evolucionar de un modo u otro para formar las distintas galaxias, son desconocidos por ahora.

En opinión de la profesora Wise, los abultamientos centrales de algunas galaxias podrían haberse formado a partir de la fusión de pequeñas galaxias, en un proceso en el que parece tener especial importancia la “materia oscura”.

Hasta ahora, los abultamientos interiores de las galaxias se consideraban “amorfos” y poblados por viejas estrellas, pero la nueva panorámica ofrecida por el telescopio Hubble ha abierto ante los ojos de los astrónomos un Universo aún más complejo y diverso de lo que se suponía hasta ahora.


Comentarios


Las galaxias son más complejas de lo que se creía