Las “it girls”, los nuevos referentes

De Carrie Bradsaw, de “Sex and The City”, a los blogs que marcan tendencia en la moda.



1
#

Sobria y elegante, la joven Olivia Palermo muestra el estilo desde la alta sociedad neoyorquina.

2
#

BUENOS AIRES (DPA).- No sólo de mannequins está hecho el mundo de la moda. Cada vez más pone sus ojos en las llamadas “it girls”, las chicas que tienen “eso” que atrae todas las miradas y las convierte en objetos de admiración (e imitación). Es así como, de la noche a la mañana, se convierten en las niñas mimadas de personajes como Anna Wintour, la editora de la “Vogue” estadounidense, o pasan a contar con un asiento reservado en la primera fila de los desfiles más importantes. Y ninguna modelo pisa la pasarela hasta que ellas no llegan. Si bien a veces se trata de modelos como Kate Moss, actrices como Chloe Sevigny o cantantes como Gwen Stefani, muchas veces las “it girls” son las típicas “famosas por ser famosas”, como Cory Kennedy, la adolescente que se hizo conocida en 2006 cuando su novio, el fotógrafo Mark Hunter, colgó algunas fotos de ella en la web y la convirtió en invitada infaltable de toda fiesta a la que asistían celebrities como Lindsay Lohan o Paris Hilton. Pero ¿qué es exactamente una “it girl”? Definirlo es tan difícil como explicar el por qué del magnetismo de determinadas personas. Sin embargo, una buena forma de intentarlo es por oposición: una “it girl” es lo contrario a una fashion victim. Esta última, esclava de la moda, sigue a rajatabla las últimas tendencias sin reparar en qué le sienta bien. Usará boinas de lana aunque viva en el trópico y se subirá a plataformas altísimas aunque sus piernas sean tan largas como zancos si es lo que ésta dicta. La “it girl”, en cambio, tiene carisma y personalidad; tanta que a veces puede parecer hasta un poco indiferente. Una “it girl” está siempre un paso más allá, todo parece quedarle bien: tiene clase pero sobre todo, es segura de sí misma. Sigue las tendencias, pero las reinventa, adaptándolas según lo que mejor le sienta. Es capaz de combinar una prenda de lujo, como un bolso Louis Vuitton o una blusa de Burberry con prendas low-cost en un estilo muchas veces sencillo pero cuidado. Corre riesgos. A veces, es tan osada que sus looks asustan. Pero ella tiene el amor propio suficiente para lucir sus decisiones con la frente bien en alto. En general, las grandes marcas terminan convocándolas para diseñar su propia línea de ropa. Un buen ejemplo es la británica Alexa Chung. La ex modelo, bloguera y presentadora de televisión de 28 años, que el año pasado ganó por segunda vez consecutiva el premio “it girl” de los British Fashion Awards, construyó un estilo elegante y naif y siempre tiene asegurado un lugar en toda alfombra roja, photocall o entrega de premios que se precie. Actualmente diseña para la casa Madewell. Sin embargo, la línea divisoria entre “it girl” y la fashion victim no suele ser tan clara ya que en este tipo de evaluaciones entra en juego la subjetividad. Es así como Paris Hilton o Victoria Beckham, consideradas “it girls” por algunos especialistas en moda, no son más que fashion victims para otros. También hay “it girls” que no llegan a chicas y son apenas niñas: tal es el caso de la pequeña Suri Cruise, la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, que con poco menos de 6 años ya es un ícono de la moda ¡y hasta usa tacos! Otro caso emblemático es el de Olivia Palermo. Esta chica de 25 años de la alta sociedad de Nueva York, hija de un promotor inmobiliario, se hizo famosa cuando el fotógrafo Patrick McMullan comenzó a sacarle fotos en numerosos eventos de la ciudad. Hoy día es muy común verla en revistas como “Vogue”, “Harper’s Bazaar” y “Elle”, para la que incluso trabaja en el departamento de relaciones públicas, así como en el de la marca de moda Diane von Fürstenberg. Tiene su propio blog, posa como modelo para marcas como Mango y protagonizó su propio reality, “The City”, en MTV. De hecho, siempre se rumoreó que Palermo había inspirado el personaje de Blair Waldorf de la famosa serie de TV “Gossip Girl”, sobre los jóvenes de la alta sociedad neoyoquina, y cuyas actrices, a la sazón, son consideradas “it girls”. Sin embargo, estas chicas tuvieron una digna predecesora: Sarah Jessica Parker, protagonista y productora de la famosa serie de TV “Sexo en la ciudad”, cuya última temporada se emitió en 2004. ¿O cómo olvidar que Carrie era capaz de usar zapatos con pompones que parecían pantuflas y faldas que se asemejaban a tutús, colocar flores de tela enormes en los breteles de sus vestidos, enfundarse en guantes largos y visón para salir de noche o hacer las compras en minishorts, sobretodo, boina y tacos?

Hasta en China. La modelo británica Alexa Chung impone tendencia.


Comentarios


Las “it girls”, los nuevos referentes