Las nuevas tecnologías fueron claves para resolver el crimen de Honores

El procedimiento digital se aplicó en la investigación del caso de Eduardo Honores. Las pruebas sometidas a un sistema especializado ayudaron a dar con la culpable, condenada a prisión perpetua.



(Foto archivo)

Los investigadores utilizaron nuevas tecnologías adquiridas para el análisis de pruebas en el crimen de Eduardo Honores en Cipolletti. Los resultados permitieron obtener nuevos datos para identificar a la autora del asesinato.

El correcto accionar de las tecnologías específicas en conjunto con las tareas de las áreas de investigación del Ministerio Público, los Cuerpos de Investigación Forense y la Policía de Río Negro, se convierten en herramientas esenciales para identificar a los autores de diversos sucesos delictivos.

En el caso Honores en concreto, la maquinaria procesó un rastro de huella dactilar hallado en una caja de crema, aumentando la cantidad de puntos característicos de la misma, para lograr la aptitud para cotejo.

Teniendo en cuenta lo anterior, su ingreso en la base de datos del sistema AFIS nacional y cumpliendo con los estándares internacionales de exigencia de aptitud , se logró la identificación física de quien la imprimió en la caja.

Los primeros indicios del hecho, ocurrido el 7 de mayo del 2017, determinaron que una persona lo había matado de un disparo en el pecho encontrándose en estado de indefensión para robar su vivienda. 

En la escena del crimen se recolectaron varias pruebas como: huellas dactilares, perfiles de ADN en colillas de cigarrillos, rastros de calzado, entrecruzamientos de llamadas telefónicas de la línea perteneciente a la víctima, entre muchas otras. Las mismas, fueron comparadas con distintos sospechosos pero no se consiguió dar con resultados positivos.

Por meses no hubo avances en las investigaciones hasta diciembre de 2017 que se empezó a sospechar de una mujer. Luego, fue condenada por homicidio doblemente calificado por ser cometido con alevosía y críminis causae.

Finalmente, el tribunal a cargo del juicio, integrado por los jueces, Álvaro Meynet y Julio Martínez Vivot y por la jueza, María Florencia Caruso, determinó la pena de prisión máxima a la imputada. La imputada fue encontrada responsable como autora del delito de homicidio cometido con alevosía y por preparar u ocultar un robo.

Reconstrucción de una prueba clave

Las labores realizadas en laboratorio por el equipo de la Unidad Operativa para la Investigación lograron mejorar la calidad visual de una huella dactilar encontrada a escasos centímetros del cuerpo de Honores. 

El procedimiento se hizo a través de un sistema especializado y de última generación llamado DSC 5. La Procuración General lo adquirió en septiembre de 2017 y permitió extraer doce puntos de referencia de comparación en lugar de los nueve obtenidos con anterioridad.

(Foto archivo)

El rastro fue cotejado a través del Sistema Automático de Identificación Dactilar, que compara automáticamente una muestra de referencia con la base de datos de Río Negro. En primera instancia, los resultados fueron negativos. 

Seguidamente, se solicitó una nueva comparativa, basandose en un registro nacional. El resultado fue positivo indicando a una mujer de Neuquén como la persona que había dejado su marca en la escena del hecho.

La Brigada de Investigaciones de Cipolletti mediante búsquedas dio con la sospechosa en Cinco Saltos. Posteriormente, la fiscalía, a cargo de Martín Pezzetta, pidió un allanamiento en la casa de la mujer, donde se secuestraron elementos que habían sido robados del domicilio de la víctima.

El proceso de optimización de pruebas

El equipamiento del sistema DSC 5 lo integran una cámara fotográfica de alta gama, adaptada para el uso exclusivo en el laboratorio, una fuente de luces alternas y un software de procesamiento de imágenes que es controlado con una rigurosa auditoria de carácter internacional.

También se utiliza una impresora láser de alta definición para plasmar los trabajos realizados, de esta manera se consiguen evidencias de gran calidad influyendo favorablemente en la investigación. Otra operación que se pueden realizar con el equipamiento, es la contrastación de residuos de tipo biológicos.

La provincia de Río Negro es la única que dispone de esta tecnología de vanguardia. Sin embargo, en Mendoza cuentan con una herramienta similar, pero de un modelo anterior.


Comentarios


Las nuevas tecnologías fueron claves para resolver el crimen de Honores