Las peras en el mercado interno muestran un excelente cierre de temporada

Los volúmenes de venta lograron el récord de los últimos veinte años. Los precios respondieron positivamente, en especial en el segundo semestre del año. A partir de septiembre tuvieron un importante salto. Desafíos que enfrenta el sector.

El mercado interno nunca fue un destino de importancia para las peras. Por lo general muy poco volumen llegaba a estas góndolas y escaseaba la fruta de calidad. Sin embargo, en los últimos años la oferta de la especie comenzó a crecer en este segmento del mercado y lo llamativo es que la demanda convalidó esta suba de volumen con un aumento de precios.

En esta temporada se consolidó la tendencia. Según datos suministrados por el Senasa durante los primeros diez meses del año se colocaron en el mercado interno cerca de 105.000 toneladas de peras. La cifra refleja un crecimiento interanual del orden del 10% y marca un récord de ventas de las últimas dos décadas.

Hace diez años solo el 15% de la pera recolectada se orientaba al mercado interno. En la presente temporada se proyecta que ese indicador alcance al 19%. Como se observa en el gráfico adjunto, también creció la pera destinada a la industria y se refleja una fuerte caída en la exportación.

“Si bien los precios de las peras no tienen la fuerza que muestran las manzanas, estamos observando una progresiva recuperación en las cotizaciones”, confió un operador mayorista del Mercado Central de Buenos Aires (MCBA). La fuente aseguró que se está pagando muy bien la pera de calidad en esta última parte del año.

Analizando la evolución de los valores en moneda local, claramente se observa esta tendencia positiva. Durante el mes de octubre del año pasado el precio mayorista promedio para la pera en el MCBA se ubicó cerca de los 30 pesos el kilo. Durante el mismo período de 2020 ese valor se duplicó para colocarse en poco más de 60 pesos el kilo.

En dólares se mantiene la mejora, pero con una menor tasa de crecimiento. En octubre de 2019 el valor promedio de la pera -en el mercado mayorista- terminó en 0,52 dólares por kilo contra poco más de 0,80 dólares por kilo en mismo mes del corriente año.

Como ocurre con la manzana, los buenos precios aparecen sobre el final de la temporada y a esta ventana comercial llega poco más del 20% del total de las peras comercializadas en el mercado local durante el año. Estimaciones privadas proyectan las colocaciones en este destino para todo 2020 en torno a las 120.000 toneladas.

“A principios de año, el consumo local arrancó en forma normal. Observábamos que podían existir algunos problemas por la evolución que mostraban los niveles de stock. Pero la demanda comenzó a reaccionar con fuerza y Brasil permitió limpiar parte de esos excedentes que teníamos almacenados”, señaló Facundo Fernández, titular de la cartera de fruticultura de Río Negro, en conversación con este medio.

El funcionario atribuye este incremento de volumen en el mercado interno -que fue convalidado con mayores precios promedio- a los efectos de una demanda que asocio el consumo de productos naturales con la salud. La llegada de la pandemia consolidó este escenario. “No solo la pera tuvo un salto en el consumo este año sino la mayor parte de las frutas frescas. También hay que señalar que no todos los productos tuvieron la misma reacción en el mercado. Creo también que los altos precios registrados por las manzanas en las góndolas ayudaron a elevar las cotizaciones de las peras por un efecto arrastre”, remarcó Fernández en otra parte de la charla con Río Negro.

Datos clave

0,80
dólares (oficial) por kilo es lo que se vendió un kilo de pera en el mercado mayorista del MCBA durante el mes pasado.
120.000
son las toneladas que se proyectan colocar de pera en el mercado local durante 2020, todo un récord.

La expectativa del funcionario es que esta tendencia creciente del consumo de peras se mantenga en el mercado interno. En principio este pequeño emergente que se observa en el cambio de hábito del consumo en toda la población hay que sostenerlos de alguna manera. La comunicación es clave para poder llegar a este objetivo (ver aparte).

Por otro lado, los primeros meses de la próxima temporada arrancarán con muy buenos precios en manzanas ya que existen bajos niveles de stock y no se espera sobreproducción de Gala, que es la variedad que ingresa al mercado en forma temprana. No hay que descartar que lo mismo que pasó en esta temporada ocurra en la que está por dar inicio: que las elevadas cotizaciones en manzanas terminen por arrastrar al resto de las frutas.


La necesidad de mantener este crecimiento de la demanda


Una de las tradicionales herramientas que existen en el mercado para elevar el nivel de consumo de un producto es una buena campaña de comunicación (publicidad) apuntando a un nicho de la población en la que la pera pueda incrementar su participación dentro la canasta de frutas frescas que todos los años adquiere una familia.

Esta especie no es tan reconocida por el consumidor como lo puede ser la manzana. Sin dudas, es una fruta que tiene todavía recorrido para crecer en el mercado. En la actualidad, en el país el consumo per cápita se acerca a los 2,5 kilos por habitante por año. Este indicador se lo ubica muy por debajo de la media de la Unión Europea que alcanza a los 3,7 kilos, Turquía con 5,2 kilos, o China que llega a los 10,4 millones por kilo según datos suministrados por el departamento de Estado de Agricultura de los Estados Unidos (USDA).

Ya estamos trabajando con la CAFI y la Federación de Productores para buscar la forma de mantener sostenida la demanda de peras y manzanas en el mercado interno"

Facundo Fernández, secretario de Fruticultura de Río Negro

Pero tampoco se encuentra entre los más bajos del globo: en Rusia es de 2,2 kilos per cápita por año, en Brasil 0,8 kilos y en Estados Unidos el consumo de peras llega a los 1,3 kilos per cápita.    

“Ya estamos trabajando con la CAFI y la Federación de Productores para buscar la forma de mantener sostenida la demanda de peras y manzanas en el mercado interno. Sin dudas que una buena campaña de publicidad sería clave para lograr este objetivo, pero hay que evaluar costos”, señaló Fernández al ser consultado por el tema.

El funcionario remarcó que también se debería trabajar con la industrialización del producto natural, una oferta potencial que hoy todavía no está siendo explotada. Esta salida también es muy importante, pero necesita un fuerte flujo de inversiones. Algo difícil de encontrar en la Argentina de estos tiempos.


La especie de mayor producción en la región


A principios de la década pasada, las tendencias de producción en el Valle de Río Negro y Neuquén comenzaron a consolidarse. La pera tomo protagonismo como consecuencia de una reconversión productiva apuntando a lograr una mayor cosecha sobre esta especie. A esto había que sumarle que la tradicional manzana Red Delicious terminaba por ceder lugar en manos las nuevas variedades boutique.

Las estadísticas nos muestran con claridad semejante giro. A comienzos de la década del 70 poco más del 65% de la producción de pomáceas en los Valles de Río Negro y Neuquén estaba en manos de las manzanas. En el 2000 esta relación había caído al 57% y en los últimos años se desplomó poco menos del 46%.

Hoy nuestra región muestra algunos problemas para manejar semejante volumen de peras. Los mercados pareciera que vuelven a cambiar y las manzanas retoman un protagonismo clave dentro de la familia de las pomáceas. Esta claro que, para mantener nivel de producción de peras con una rentabilidad que permita tener un desarrollo sostenido de la actividad, el Valle deberá ajustar varios puntos de su cadena que hoy no están funcionando como deben.

Recuperar los mercados de alto poder adquisitivo para esta especie es una de las materias que todavía sigue en deuda.   


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Las peras en el mercado interno muestran un excelente cierre de temporada