"Las pruebas contra González Pino eran débiles"

Así lo indicó ayer el instructor de la causa del triple crimen, Pablo Iribarren. No obstante, el magistrado dejó en claro que esto no es lo mismo que decir "que no es el autor del hecho".



CIPOLLETTI (AC).- El instructor de la causa del triple crimen, Pablo Iribarren, reconoció ayer que las pruebas que comprometían a Guillermo González Pino no tenían el mismo peso que las recolectadas en contra de Claudio Kielmasz, pero destacó que los jueces del Superior Tribunal de Justicia (STJ) no dijeron que no fue el autor sino que los elementos reunidos eran "escasos".

"Mi opinión con respecto a Kielmasz es que era una sentencia previsible. Los elementos de cargo eran notoriamente suficientes para confirmar su culpabilidad en el hecho. Respecto de González Pino los elementos reunidos en contra de él eran más débiles. No había una prueba de la misma entidad que con respecto a Kielmasz", sostuvo.

El magistrado recordó que el vendedor de autos fue condenado por mayoría el año pasado y que ahora la posición del STJ fue inversa.

"Es un caso muy difícil el de González Pino. Son esas típicas situaciones en las que se camina sobre el borde de la cornisa y las apreciaciones sobre la prueba deben ser analizadas y evaluadas de acuerdo al criterio que cada juez tenga sobre la confiabilidad de los testigos y demás elementos aportados en la causa. Más allá de mi opinión personal, es una sentencia ajustada a derecho", opinó.

Iribarren dijo ayer en diálogo con LU19 que debe quedar claro que "se está absolviendo en base a la escasez de prueba. No se dice que González Pino no es el autor del hecho, que es algo que hay que tener en cuenta".

Aclaró no obstante que por más que aparezcan elementos nuevos en el futuro -como sucede con cualquier causa penal- una vez que una persona es absuelta "es cosa juzgada" y el expediente no puede reabrirse.

Kielmasz, a quien los jueces del STJ le ratificaron la prisión perpetua, tiene posibilidad de acudir a la Corte Suprema, aunque el juez de instrucción mencionó que no será sencillo. "La cosa es más complicada respecto a él porque los recursos extraordinarios en la Corte Suprema de Justicia de la Nación son muy difíciles de abrir y se abren por cuestiones muy puntuales, que no sé si en este caso se dan", manifestó.

El juez recordó que Marcelo Arratia también llegó a juicio sospechado por el triple crimen y que a pesar de que la Cámara Segunda tenía "su íntima convicción de que había participado en los hechos", absolvió porque consideró que las pruebas no permitían una condena.

Iribarren, como lo manifestó en otras ocasiones, aseguró que está "tranquilo" con la labor que efectuó en la instrucción, "pero conforme jamás, en la medida en que no se logre el total esclarecimiento de los hechos y la declaración de responsabilidad de los autores".

El titular del Juzgado 12 habló también sobre el pedido que harían integrantes de la comisión Legislativa para que se investigue su accionar.

Expresó que cualquier persona tiene el derecho institucional a solicitar ante el Consejo de la Magistratura que se evalúen las acciones de la instrucción, pero en su caso, recordó que los jueces que actuaron a posteriori -Cámara de Apelaciones, de Sentencia y STJ- no declararon ninguna nulidad en la causa.

"Tampoco en la sentencia se realizó alguna observación que permita inferir algún tipo de irregularidad, omisión o negligencia", indicó.

Por el contrario, remarcó que los miembros de la Cámara Segunda hicieron "un reconocimiento" a la labor de la instrucción.


Comentarios


"Las pruebas contra González Pino eran débiles"