Lecciones de la arquitecta

* La singularidad del techo de esta casa: las superficies cubiertas fueran techadas con losas y las semicubiertas (que se insertan en los volúmenes cubiertos) fueron de chapa para lograr más liviandad y esbeltez. Pueden verse bien en los gráficos de la obra. (Pág. 3) * Buscar la unidad visual es primordial. La sensación de continuidad de espacios es uno de los éxitos de la arquitecta reginense que diseñó esta vivienda. Por ello es que seduce y atrae el juego de transparencias, comunicación visual y separaciones parciales que esfuman la línea divisoria entre lo que se considera interior y exterior tanto en la zona del living, comedor, cocina, pileta y quincho como la de terraza y dormitorio. * El racionalismo, de líneas sencillas con toques industrial-chic, delinean la personalidad de esta obra. Las bases de la belleza radican, entonces, en la armonía estructural y el mobiliario, que demuestran una vocación de perdurar en el tiempo a través de la nobleza de los materiales escogidos como la piedra, los metales, la madera y los cristales. * No mezclar demasiados los materiales es una regla; de lo contrario causan una sensación abigarrada. En espacios abiertos como los de esta casa siempre conviene decantarse por la limpieza y la claridad que proporcionan las paredes despojadas. * Otra apuesta segura: el piso flotante nunca falla. * Los efectos especiales se consiguen con la luz. Esto lo entendió de entrada el dueño de casa. Con un justo asesoramiento lo alcanzó y ahora lo vive con placer. La iluminación es un elemento decorativo fundamental y crea diferentes sensaciones si está bien lograda. Es una herramienta determinante que ayuda a definir espacios, cambiándolos por completo, volviéndolos más cálidos y diferentes. Aquí asesoró Búfolo, de Cipolletti. annegrisanti@gmail.com


Comentarios


Lecciones de la arquitecta