«Llevate el sobre»





– ¡Es en lo único en que coinciden Pichetto y Rosso – decía el gordo Boedo cuando entré al quincho…

– ¿Y Remo qué dice? – preguntó «Parroquia»

– Y… Costanzo está caliente. Me lo encontré en Lavalle saliendo de un cine…

– ¿Qué había ido a ver?…

– «Hombres de honor», con De Niro…

– Yo cada vez que voy a Buenos Aires también me encuentro con Remo dando vueltas por Lavalle… Hace poco me lo encontré sacando varias entradas para ver «El cartero» … «Vine con los muchachos», me dijo señalándome con la cara un costado del cine…

– ¿Y quiénes estaban con Remo?…

– Flamarique y varios senadores… Alasino, Cantarero… Branda… Todos querían ver «El cartero» – señaló Ludovico…

– ¡Bueno, con la tana que trabaja ahí como para no verla… Es el monumento a las lolas!…

– Sí, pero por lo que me dijo Remo, no tenían interés en nada de eso…

– ¿Y entonces a qué fueron?…

– A analizar como se pueden recibir sobres sin que nadie te vea … a eso fueron…

– Volvamos a cuando llegué al quincho: ¿Por qué está irritado Remo con Pichetto y Rosso? – pregunté.

– Sucede que días pasados se le presentaron ambos en las oficinas que tiene en el Senado y tomaron medidas del lugar y etc, etc… Una tarea elemental si admitimos que uno de los dos va a suceder a Remo en ese ínclito lugar. Hasta ahí, no hubo problemas… Remo los atendía muy bien. Lo duro surgió después… Empezó cuando Rosso y Pichetto hablaron de cómo «limpiar» el lugar…

– ¡Seguro que empezaron a pijotear lavandina y detergente! – dijo «Parroquia»…

– ¡No, que lavandina ni…! «Limpiar» el lugar de malas ondas… de energía negativa … ¿Cómo podés heredar las oficinas de Remo sin sacarte de encima toda la musaraña con que termina la senaduría de Remo, cómo?…

– ¿Y?…

– ¡ Y bueno… «Yo tiro sal en todos los rincones y cuelgo una ristra de ajos», propuso Eduardito Rosso… Y Pichetto acotó: «Yo refuerzo eso con un vasito de vinagre también en cada rincón y varias plantitas de ruda»…

– ¿Y cuál es el problema?… ¡Por lo visto, no había contradicción en las propuestas!…

– Sí, sí… el problema vino cuando de golpe, los dos lo miraron a Remo y a coro le advirtieron en el seco y duro lenguaje del soldado prusiano: «Remo, cuando te vayas, no nos dejés el sobre»…

– «¿Qué sobre?… Yo me manejo con e- mail», respondió Remo.

– «¡Vos sabés de qué sobre hablamos, Remo!… ¡No somos giles de lechería!», le dijeron Pichetto y Rosso, y Remo se calentó y les tiró con su libro de cabecera.

– ¿Qué libro? – preguntó el gordo…

– «El sobre que vino del cielo y me llevó al infierno»… la novela de Julien Largus… Flamarique la regala a sus amigos con una dedicatoria que firma con seudónimo…

– ¿Cuál?…

– Coimus

Eduardo Gilimón


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Llevate el sobre»