Se blanquea la interna en la Corte: Lorenzetti cuestionó por "irregular" la elección del nuevo presidente

La interna en el máximo tribunal quedó a la vista. En un duro documento, el ex presidente del cuerpo cuestionó la elección del nuevo titular, Horacio Rosatti , porque se votó a si mismo y comparó la situación con la "mayoría automática" de la época de Carlos Menem.




Las fuertes disputas entre los jueces de la Corte Suprema, que se reflejaron en el proceso de elección de las nuevas autoridades del cuerpo, salieron a la luz pública esta tarde , cuando se divulgó un correo del expresidente Ricardo Lorenzetti enviado a los otros magistrados en donde cuestiona el proceso para elegir a su sucesor, Horacio Rosatti.

Lorenzetti calificó que la designación de autoridades "por medio de acuerdo extraordinario es irregular", ya que usualmente se realiza en acuerdos ordinarios y denunció que el mismo fue llamado con menos de 24 horas de anticipación, cuando se sabía que él no podría asistir.

Rosatti fue elegido como nuevo presidente de las Corte Suprema de Justicia el jueves en una reunión de acuerdo extraordinario realizada vía Zoom. Los jueces Ricardo Lorenzetti y Elena Highton de Nolasco estuvieron ausentes, por lo que Rosatti necesitó de su propio voto para conformar la mayoría. Carlos Rosenkrantz, hoy presidente, pasará a ser vice.

El expresidente del cuerpo criticó que la elección que organizaron Rosatti, Rosenkrantz y Maqueda se resolvió pese a que estaban en conocimiento que Lorenzetti estaba de viaje, representando a la Argentina en un encuentro internacional de juristas. “Era posible tratar el tema el día martes 21 o martes 28. No había urgencias, ni obligación legal, y no hubo mala voluntad ni deseos de no asistir (…) negarse a tratar el tema en el acuerdo ordinario, y no postergar el convocado, violó la tradición de la Corte en la materia y las reglas de la cortesía”, resaltó.

Para refrozar su argumento, Lorenzetti evocó el voto que emitió en su oportunidad el juez de la Corte Enrique Petracchi, al oponerse a la reelección del último presidente del máximo tribunal de la época de Carlos Menem. El expresidente del máximo tribunal indicó que la votación del día de ayer repitió "vicios" que "ya habían sido superados hace más de una década" y comparó la designación de Rosatti a la de Julio Nazareno, ocurrida en 2000.

"Repite uno de los vicios de algunos de los jueces de aquella composición del Tribunal, moral y jurídicamente descalificados", agregó y señaló que los mismos "se habían superado hace más de una década. Se había logrado una confianza, transparencia y participación que este tipo de actos afecta gravemente".

"Todos sabían que el suscripto estaba representando al país en la reunión de un organismo internacional (UNIDROIT) con la participación de juristas de todos los continentes. Es decir, no era una tarea privada, sino institucional", agregó.

En este sentido, señaló que la "decisión apresurada" los obligó a la designación del Presidente (Rosatti) y del Vicepresidente (Ronsenkrantz) "con la sola presencia de tres jueces, votándose a sí mismos". " No es ético no razonable”, agregó parafraseando a Petracchi, en la Acordada 27/2000 que designó a Nazareno.

"El 'autovoto' ha sido censurado por la opinión del Juez Petracchi en aquella decisión, y ello fue confirmado por lo sucedido con posterioridad, porque puso en duda tanto la existencia de una mayoría en la decisión derivada de votarse a sí mismo, sino también la legitimidad del acto. Fue una opinión que todos hemos valorado como éticamente correcta y conforme a derecho". continuó.

Más adelante, Lorenzetti puntualizó que "ese tipo de actos contradice los precedentes y la tradición de la Corte Suprema, y ha afectado el prestigio de la institución y de la elección misma".

"El pueblo de la Nación, a quienes nos debemos, espera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, decisiones mesuradas, que brinden seguridad jurídica y seriedad a fin de proteger a los ciudadanos", concluyó.


Comentarios


Se blanquea la interna en la Corte: Lorenzetti cuestionó por «irregular» la elección del nuevo presidente