Los Correa la tienen que remar solos

Iniciaron la concentración en Caviahue sin la presencia de entrenadores ni dirigentes nacionales.

VIEDMA (AV).- Desprotegido y abandonado. Así se lo ve en estos días a Javier Correa, aunque no baja los brazos y se prepara para afrontar un año exigente.

Junto a su hermano Miguel iniciaron ayer una concentración en el Centro de Alto Rendimiento Deportivo de Caviahue (Cearart), pero por ahora sin la presencia de entrenadores ni dirigentes nacionales.

La historia comenzó a fines de la pasada temporada. Tras los importantes logros conseguidos por ambos en los campeonatos mundiales de mayores y juveniles decidieron afrontar una preparación especial con objetivos diferentes.

Javier le apunta a las medallas de oro en 500 y 1.000 metros en el próximo Mundial que se realizará en Sevilla, a fines de agosto. Miguel, en tanto, quiere dar el gran salto para quedar en el equipo seniors.

Para tales objetivos, ambos desistieron de participar en la reciente Regata del Río Negro y afrontar una preparación acorde que arranca con esta concentración en las termas neuquinas.

Pero la inacción de la Federación Argentina de Canoas (FAC) es alarmante. Los Correa sólo consiguieron el apoyo de la Subsecretaría de Deportes rionegrina y Javier realizó todos los trámites. Aportó cuatro botes K-1 y un K-2 de su propiedad, consiguió la forma de trasladarlos desde Viedma a Neuquén, gestionó por su cuenta la estadía y la utilización de todos los adelantos médicos que poseen en Caviahue sin costos. Todo para un grupo de seis deportistas.

Sin embargo, desde la FAC no se tomó ninguna resolución y tampoco se conoce cual es la situación del entrenador cubano Miguel Sánchez, que regresó a nuestro país el pasado domingo.

Frente a este cuadro, Javier y Miguel Correa optaron por viajar y comenzar los entrenamientos a la espera que desde Buenos Aires se decida algo y puedan sumarse más palistas para aprovechar las bondades de la zona cordillerana, incluidos los regenerativos baños termales. Se espera que la semana entrante se sumen al trabajo.

Antes de viajar desde la capital rionegrina, el mayor de los Correa le confesó a "Río Negro" su inquietud por los futuros viajes a Europa para competir en la diferentes fechas de la Copa del Mundo.

En principio la idea es participar en la regata de Bélgica, del 3 al 5 de mayo, y en la de Polonia, del 24 al 26 del mismo mes. Tras regresar al país volverá a Europa para correr en Italia, del 12 al 14 de julio, y si se puede en Japón, para luego esperar el Mundial que será en España, del 28 de agosto al 1 de septiembre.

Pero no sería raro que la Secretaría de Deportes de la Nación sólo aporte para un pasaje por razones económicas. "Ya estoy pensando qué voy a vender", dijo Javier Correa para demostrar que en sus planes están la mayor cantidad de viajes y competencias posibles, para no dar ventaja, y seguir peleando un lugar entre los cuatro o cinco mejores palistas del mundo.

Ayer arribaron a Caviahue a la espera de que con el correr de los días el panorama sea más claro y reciban el apoyo que se requiere para dar pelea en el máximo nivel de competencia.


Comentarios


Los Correa la tienen que remar solos