Los crotos y el trabajo





Me refiero a la gente que en la actualidad no tiene trabajo. En mi niñez, años 40, cuando teníamos ferrocarriles operativos pude ver gente buscando trabajo que, ocupando los techos de los vagones, podía viajar gratis gracias a una ley del gobernador de la provincia de Buenos Aires de ese entonces, de apellido Crotto. Así la gente que no tenía medios para pagar un pasaje podía viajar.

Así fue que a quienes viajaban en los techos de los vagones se los denominaba “crotos”. En la actualidad ya nadie “toma el riel”, como dice un tango. Hoy en día “ya no quedan estaciones, solo algunas ruinas”.

Viajar de una provincia a otra para trabajar resulta altamente costoso para un desocupado. Y por otra parte el trabajo en la cosecha ha mermado por el accionar de los productos de la multinacional “Monsanto” que se aplica en nuestra pampa húmeda a troche y moche, con catastróficos resultados en poblaciones y envenenamiento de las tierras a futuro…

Antiguamente, por ejemplo, se cosechaba el grano fino con máquinas marca Golondrina. Con el maíz el proceso era distinto, años en que se batían récords en cantidad de toneladas con los “crotos” en su mayoría tirando de la “maleta” (una especie de bolsa larga hecha de lona fuerte con la base de cuero para arrastrarla) y con un “deschalador” -todavía tengo uno- construido con un clavo de 4 o cinco pulgadas con anillos de cuero para el puño y una defensa para los nudillos, también de cuero. El “croto” o trabajador rural de esa forma llenaba más de 20 bolsas con espigas, por día -los había que llenaban hasta 23, si mal no recuerdo-.

Luego una “chata” tirada por caballos con malacate recogía las bolsas y las arrimaba al patio de la chacra donde ingeniosamente con la chala del maíz y vueltas de alambre se construía la “troja” que se llenaba hasta unos seis metros de alto con otro malacate tirado también por caballos.

Luego venía la trilladora “equipo”, tirada por un tractor a vapor que desgranaba el maíz, embolsándolo para que sea llevado al FF. CC. en otro carro tirado por caballos o algunas veces por un camioncito marca Internacional.

Sí que hay para contar de la riqueza de nuestra tierra y del sudor de quienes la trabajaban.

Juan Carlos Malgesini

DNI 4.673.429

Puerto del Este


Comentarios


Los crotos y el trabajo