Los fusilamientos de paraje Zainuco

Fueron ocho los presos que se habían fugado. Cuando la policía los encontró, los mató sin mediar palabra alegando que los presos los habían enfrentado de igual a igual.



#

En mayo de 1916, en el paraje Zainuco, fueron fusilados ocho presos que se habían fugado de la cárcel de Neuquén. Sus cadáveres fueron hallados una semana después del hecho. En uno de los argumentos de su fuga estaba las condiciones de encierro y de hacinamiento a las que estaban sometidos en esa prisión federal.

En principio, las autoridades habían alegado que fue una batalla de igual a igual, que los presos habían intentado arrebatarle las armas a los policías y debido a ello se produjo el enfrentamiento. Pero el hallazgo de Félix San Martín, comprobó que habían sido fusilados directamente.

A casi un año de ocurrido el hecho, el 6 de febrero de 1917 el Ministerio del Interior emite una resolución ministerial donde se destacaba:

“Que es estado lamentable en que se encontraban los presos de la cárcel de este Territorio; la traslación a la misma de encausados pertenecientes a otras jurisdicciones y el retardo injustificado en la tramitación de los procesos, constituían una serie de errores administrativos de negligencias censurables y hasta de faltas graves por parte del personal de la Administración, que tuvieron como consecuencia la sublevación y fuga de los encausados y penados, recluidos en la expresada cárcel el día 23 de mayo de 1916”.

“Que este hecho lamentable se debió, asimismo, a la deficiente organización y a la negligencia de la fuerza encargada de la custodia de los presos, puesto que estos no habrían podido realizar su propósito, si sus guardianes hubiesen cumplido celosamente con su deber”.

La Resolución contiene otros puntos, que, en forma implícita, señalan la responsabilidad de los funcionarios policiales en la matanza.

Firma la resolución el ministro del Interior de ese momento, Ramón Gómez.

PRODUCCIÓN Y TEXTOS:

Edith Cabrera ecabrera@rionegro.com.ar

Lo que leímos, lo que publicamos


Comentarios


Los fusilamientos de paraje Zainuco