Los libros políticos salvaron las ventas y sumaron público en la Feria del Libro

La crisis económica se hizo sentir en la Feria Internacional del Libro, aunque la cercanía de las elecciones hizo que los textos escritos por candidatos y analistas aliviara a algunas editoriales.



El libro de Cristina Fernández fue un suceso inesperado para los editores.

El libro de Cristina Fernández fue un suceso inesperado para los editores.

Aunque se presumía la incidencia de la agenda electoral de cara a los comicios de octubre, los textos políticos superaron las expectativas de la Feria Internacional del Libro y además de dejar su marca en las ventas o en la inyección de público que aportaron presentaciones como las Axel Kicillof, Alejandro Grimson o Martín Lousteau perfilaron el fenómeno editorial del año: el lanzamiento de “Sinceramente”, el libro de la ex presidenta Cristina Fernández que fue presentado frente a una multitud y ya lleva impresos 300.000 ejemplares.

Durante las últimas tres semanas, el difuso rango que va desde el proselitismo al análisis político marcó el pulso de los debates que se desplegaron en las salas de la Rural y ganó los espacios más visibles y transitados de los stands, generando en algunos casos un ágora improvisada como fue el espacio del sello Penguin Random House Editorial, donde la exhibición de los ejemplares de “Sinceramente” -apilados en prolijas pirámides- congregó a seguidores y detractores de la actual senadora.

“Todas las elecciones tienen libros que salen durante ese año, aunque éste, dada la crisis y la incertidumbre sobre el nombre de lo candidatos el número de títulos fue menor”

indicaron voceros del sello Penguin Random House.

Con devoción algunos y con ironía otros, decenas de visitantes se acercaron en estos días al stand de la editorial para obtener su selfie junto a la obra. “Sacame una foto acá que se la mando a mi mamá así se indigna”, se escuchó decir a una joven. “Me llevo varios porque lo pienso regalar mucho”, aseguraba otra. Lo cierto es que el libro en cuestión, que salió con una tirada inicial de 60.000 volúmenes, lleva vendidas unos 20.000 unidades en la Feria y va por las 300.000 en todas las librerías del país.

Con mucho menor proporción de ventas pero igual nivel de euforia en sus editores pican en punta “Debajo del agua” (Sudamericana), el libro del ex ministro de Economía y ex embajador Martín Lousteau que lleva vendidos 10.000 ejemplares en sólo diez días; y “La sociedad cómplice”, obra escrita por el economista y candidato a la presidencia por el Partido Libertario, José Luis Espert, que va por la cuarta edición y alcanzó los 30.000 vendidos.

También fueron suceso de ventas y de público en las respectivas presentaciones que tuvieron lugar en el marco de la Feria las dos novedades más fuertes de Siglo XXI Editores: “Y ahora, ¿qué?”. Desengrietar las ideas para construir un país normal”, el texto del ex ministro de Economía Axel Kicillof que va por la tercera edición y “¿Qué es el peronismo”, el ensayo del antropólogo Alejandro Grimson que se interna en la laberíntica misión de explicar el fenómeno político más perdurable de la historia argentina, también por la tercera tirada a sólo un mes y medio de su aparición.

En los tres grupos editores que destinan los mayores recursos a obras de corte político -Penguin Random House, Siglo XXI Editores y en menor medida este año Planeta- coinciden en que los libros del rubro tuvieron este año en la Feria un movimiento mayor en cuanto a ventas antes que en variedad, respecto de otras temáticas. “Nos fue muy bien este año con los libros políticos, tanto con los más representativos del género como el de Kicillof o el de Grimson como ‘Por qué funciona el populismo’ de la académica María Esperanza Casullo e incluso ‘Feminismo y arte latinoamericano’ de Andrea Giunta que también se leyó en clave política. Todos están teniendo un éxito por encima de nuestros pronósticos”, destacó Carlos Díaz, director editorial de Siglo XXI Editores en diálogo con Télam.

“Todas las elecciones tienen libros que salen durante ese año, aunque éste, dada la crisis y la incertidumbre sobre el nombre de lo candidatos (los libros llevan un año, al menos) el número de títulos fue menor. Aunque no por eso menos resonantes. De hecho esperábamos una gran repercusión por el libro de Cristina pero no nos imaginábamos que sería de tal magnitud”, indicaron voceros del sello Penguin Random House.

“Nuestra mejor carta es ‘La raíz de todos los males’, del periodista Hugo Alconada Mon que no es sólo una obra de denuncia coyuntural sino una investigación que le insumió más de cinco años y eso se refleja en la calidad de la obra, a diferencia de otras que pueden funcionar muy bien y vender 300.000 ejemplares pero se nota a las claras que fueron escritas a último momento”, aseguró el director editorial del Grupo Planeta, Ignacio Iraola.

El sello, que aportó como novedades a la Feria títulos como “El papa peronista” de Ignacio Zuleta, “La clase peligrosa” de Juan Grabois y “ Por qué fracasó la economía de Cambiemos” de Carlos Heller, decidió reservarse para más adelante un trío de obras que tendrán como eje a la diputada Elisa Carrió, a la ministra de Seguridad Patricia Bullrich y al posible candidato a la presidencia Roberto Lavagna, según el directivo “todavía en proceso de edición y con fecha de aparición para dentro de unos meses”.

“En estas coyunturas difíciles la gente busca libros políticos de ‘autoayuda’ para tratar de entender lo que está pasando”

Carlos Díaz, director editorial de Siglo XXI.

Los editores coinciden en la cantidad de libros políticos editados años tras año no ha variado en los últimos años: “Creo que durante la era Macri se publicó la misma cantidad que en otros gobiernos pero lo que me llama la atención es cuántos fracasaron. En estos años salieron muchos libros críticos al macrismo y no funcionaron, salvo excepciones que por otra parte tampoco tuvieron un éxito rutilante. Sin embargo, en 2019 están apareciendo algunos libros críticos que se leen masivamente: el de Cristina es el mejor ejemplo”, analizó Díaz.

“Durante el gobierno de Macri los libros de este rubro tuvieron el mismo comportamiento que durante el de Kirchner o Menem, es decir, algunos se venden y otros no -señaló Iraola-. Lo que hay en esta ocasión es una retracción del mercado. Antes libros como ‘Robo para la corona’ de Horacio Verbitsky podían vender 500.000 ejemplares o Luis Majul con ‘El dueño’ y Gabriela Cerruti con ‘El jefe’ 300.000 pero ahora los mercados son distintos. Alconada Mon está en 50.000 ejemplares y es una venta muy alta para los tiempos que corren”.

¿Los lectores consumen más libros políticos cuando hay crisis o vaivenes económicos marcados? “Argentina es un país emblemático en América respecto de los textos políticos de denuncia o investigación. Me parece que tiene que ver con los gobiernos que hemos tenido en los últimos 20 o 25 años: gobiernos complejos y en algunos casos corruptos y en otros desleales. Eso genera que haya tanta oferta de textos de investigación y de denuncia”, indicó el director de Planeta. “En la Argentina siempre se leen muchos libros de historia y de política pero en los momentos críticos se leen más que nunca obras del estilo ‘Cómo llegamos a esta crisis’ o ‘¿Cómo salimos?’ y no tanto textos sobre la vida de San Martín o la historia de la Argentina en el siglo XIX”, aseguró Díaz.

Télam


Comentarios


Los libros políticos salvaron las ventas y sumaron público en la Feria del Libro