Debates Opinión

Los problemas que afronta América Latina para vacunar

Los planes para inmunizar a la población en distintos países chocan con problemas diversos. Nuestra región se ve afectada por la falta de dosis, la utilización política de la lucha contra el coronavirus y la carencia de recursos ante países más ricos.

Número de dosis insuficientes, dificultades de almacenamiento, cargas administrativas, desconfianza de la población y burocracia estatal. El despliegue de la vacunación contra el covid-19 tropieza en todo el mundo con varios obstáculos.


Un puñado de seis países americanos ya empezó la vacunación contra covid-19, pero con dosis muy limitadas que llegan a una ínfima parte de la población y por ahora no alcanzan para controlar la pandemia, advirtió la Organización Panamericana de la Salud.


Estados Unidos es el que más está vacunando y hasta ahora abarca al 3% de la población. Los otros –Canadá, México, Costa Rica, Chile y Argentina– alcanzan apenas al 1%, dijeron funcionarios de la OPS tras remarcar que la prioridad es el personal médico y sanitario y los ancianos.
“Las personas muchas veces creen que se empezó una vacunación masiva. Eso no es verdad’’, aseguró Jarbas Barbosa, el subdirector de la OPS. “Con esa cantidad limitada, la transmisión no va a cambiar’’, remarcó tras indicar que se necesita que al menos 70% de la población esté vacunada para controlar la pandemia.


Los países que ya están vacunando han comprado las dosis a través de convenios bilaterales con los laboratorios.
En la región se están aplicando diferentes vacunas, desde la de Pfizer y Moderna hasta la de fabricación rusa Sputnik V. que se comenzó a aplicar en Argentina no sin poca polémica. Justamente hoy llegará un avión enviado por Aerolíneas Argentinas con otras 300.000 dosis.

El continente americano, que tiene tres de los diez países con más casos en todo el mundo, ha sido uno de los más golpeados por el virus. Desde el comienzo de la pandemia, más de 39 millones de personas se han infectado y más de 925.000 han muerto, de acuerdo con cifras de la OPS que se basan en estadísticas de los gobiernos.


La semana pasada se registró el mayor índice de contagio en la región, con 2,5 millones de casos. Todos los países reportan una aceleración en la transmisión del virus, indicó la organización. Estados Unidos, Brasil y Argentina aparecen entre los más afectados.


En la conferencia virtual semanal de la organización, los funcionarios explicaron que la disponibilidad de la vacuna es escasa aun para gran parte de los países del mundo debido a los tiempos necesarios para fabricarla y distribuirla, y porque los gobiernos con más ingresos han comprado millones de dosis sobrecargando así a los fabricantes con esos pedidos.


“Los próximos dos años serán críticos, ya que la vacunación de la mayoría de la población no sucederá de la noche a la mañana’’, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne.
Dentro de las principales trabas a los planes de vacunación se encuentra la burocracia estatal y la falta de confianza en los gobiernos.


La propia OPS llamó el miércoles a los gobernantes a actuar de manera transparente y con base científica para controlar la pandemia del coronavirus, advirtiendo que poner la política por encima del interés público “podría costar vidas”.


América, que tiene tres de los 10 países con más casos del mundo, ha sido uno de las más golpeados por el virus. Ha tenido 39 millones de infectados y 925.000 muertos.


“Politizar las vacunas y otras medidas de control no solo es inútil, sino que podría avivar el virus y costar vidas”, dijo la directora de la OPS, Carissa Etienne, durante una conferencia de prensa virtual.


En Argentina, durante esta semana, se vivió una situación que tiñó de incógnitas el plan de vacunación que lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández. La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, afirmó al diario Página 12: “La decisión sanitaria más importante que nos tenemos que plantear es si queremos tener 10 millones de personas vacunadas a marzo o si preferimos tener 20 millones de personas con una sola. En este contexto de pandemia es muy lógico pensar que se pueda vacunar a más gente con la primera dosis y diferir la segunda para cuando ya esté controlado el brote”. Esta afirmación debió ser desmentida y provocó malestar en el propio presidente Fernández. (Ver nota aparte)

Desconfianza estatal
La falta de confianza en los gobiernos y toda clase de instituciones amenaza con limitar las campañas de vacunación contra el coronavirus en todo el mundo, de acuerdo con una encuesta realizada por la empresa de comunicaciones Edelman. En una evaluación anual del estado de la confianza en las instituciones, la firma halló que la “infodemia’’ genera desconfianza que pudiera prolongar el camino para salir de la pandemia.


“Esta es la era de la bancarrota de la información’’, dijo el director ejecutivo de la firma, Richard Edelman. Dijo que el asalto al Capitolio en Washington la semana pasada y el hecho de que apenas un tercio de la gente está dispuesta a vacunarse inmediatamente contra el covid-19 “cristalizan los peligros de la desinformación’’.


El escepticismo frente a las vacunas sigue siendo un gran obstáculo para el éxito de las campañas, dijo la firma. En los 28 países evaluados dijo que para noviembre menos de dos tercios de los encuestados estaban dispuestos a vacunarse dentro de un año.


El escepticismo frente a las vacunas sigue siendo un gran obstáculo para el éxito de las campañas, dijo la firma de comunicaciones Edelman.



La renuencia es mayor en Rusia, donde apenas el 15% de la gente estaba dispuesta a vacunarse lo antes posible y el 25% estaba dispuesta a hacerlo en el lapso de un año. En Estados Unidos, el 59% estaba dispuesta a hacerlo en el año, pero solo el 39% lo antes posible. Los mayores niveles de confianza correspondieron a India, donde el 51% esperaba aprovechar la oportunidad de vacunarse inmediatamente y el 29% en el año, para un total de 80%.


Los gobiernos y personal de salud del mundo esperan que una campaña de vacunación sin tropiezos acabe por convencer a los escépticos. Gran Bretaña fue el primer país del mundo que aprobó la aplicación de la vacuna de Pfizer-BioNTech. Otros países ya la usan a la vez que autorizan otras vacunas.


A pesar de la renuencia aparente sobre las vacunas, Edelman halló que las empresas aparecen como las instituciones que gozan de mayor confianza debido en parte a la velocidad con la que crearon las vacunas de manera “proactiva’’ y en tiempo récord. Otro factor de confianza en ellas es que han encontrado la manera de seguir trabajando a pesar de las restricciones. El 61% de los encuestados confían en las empresas, que desplazaron del primer puesto al gobierno.


“Los eventos del año transcurrido reforzaron la responsabilidad de las empresas de ser líderes en asuntos sociales como la capacitación de los trabajadores y la justicia racial’’, dijo Edelman.

La firma halló que la confianza en los gobiernos ha caído bruscamente desde mediados del 2020: en los primeros meses de la pandemia la gente acudió a sus políticos, pero desde entonces la confianza ha caído, sobre todo en Estados Unidos y China.


La encuesta en línea de 33.000 personas fue realizada entre el 19 de octubre y el 18 de noviembre. Habitualmente su publicación coincide con el inicio del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.


Comentarios


Más Especiales

Los problemas que afronta América Latina para vacunar